domingo, 18 noviembre 2018
02:10
, última actualización
Local

Historias de fútbol

el 13 feb 2012 / 11:11 h.

TAGS:

El sábado el Real Betis Balompié sacó adelante uno de esos partidos que son necesarios ganar a toda costa. No sólo por la categoría del rival, el Athletic Club, sino por lo mucho que había en juego tanto para el presente como el futuro. El presente, huir de la quema y con los 3 puntos situarse en el centro de la tabla y el futuro, la tranquilidad en el trabajo de Mel y sus futbolistas. Había mucho en juego en ese gol de Nelson en el tiempo añadido casi con el pitido final.


Leyendas.
El fútbol está lleno de historias. De escritores que se han asomado a él para llevarnos algunas de ellas reales y otras imaginarias. Hace algún tiempo, un escritor prolífico de esas historias, José Antonio Martín Otín Petón, me llamaba para que le confirmara una de ellas para incluirla en su libro. Se refería a un sucedido con Juan Araujo, delantero centro del Sevilla, al que se le atribuyó una historia referente al Gran Poder y su estancia en el Garaje de la Gran Plaza de su propiedad en una noche de lluvia en la que el Señor de Sevilla, camino de El Cerro del Águila para las Misiones, hubo de refugiarse en dicho garaje por las dimensiones de su puerta. Le dije al escritor que la historia que circulaba no era cierta, porque el propio Juan Araujo así me lo había contado. Su respuesta fue "es una historia tan bella que es mejor que quede como la cuentan".

Realidades. Viene a cuento porque con el paso de los años se contará otra historia que es digna de llegar a los anales de lo sucedido en un partido con un futbolista. Llegó al Betis un defensa internacional, portugués de nacionalidad, con naturaleza caboverdiana. No triunfó y vio hasta descender al equipo que pagó por sus servicios. Se fue cedido a Osasuna. Allí, una grave lesión de tobillo casi le deja inútil para el futbol. Volvió a su club para recuperarse y esperar una oportunidad que parecía no llegaría. Para colmo, se vio envuelto en una polémica por unas imágenes en Pamplona en las que daban entender que ayudaba a su antiguo equipo en detrimento del Betis. Gran polémica en las redes y el jugador en rueda de prensa llorando desmentía aquella situación. Seguía sin tener oportunidad. Tuvo que ir a su Cabo Verde natal a enterrar a su padre y llega el día en que el entrenador hace 8 cambios en la alineación y le da titularidad en el equipo. El Betis, su club, necesita ganar. Está empatado con el Athletic de Bilbao. Se juega el tiempo añadido y Nelson marca el gol de la victoria. El árbitro pita el final. Esta historia si algún día la leen es verdadera. Son de esas historias bellas del fútbol.

  • 1