jueves, 15 noviembre 2018
21:08
, última actualización
Local

Hola, Shalom, Salam

Libros en español, en árabe, en hebreo... La pasión por viajar, por saber y comprender... Un club para leer y ser mejores personas... Todo eso y más está en la Biblioteca de la Fundación Tres Culturas. Descúbrala. Ámela

el 02 nov 2011 / 20:20 h.

TAGS:

Olga Cuadrado y Mari Carmen Ángel son la tripulación del único barco-biblioteca de Sevilla, el de la Fundación Tres Culturas. Se equivocará quien lo busque por los atraques del río, porque esta nave singular está en tierra firme, en lo alto de un palacio hecho de cristales y arabescos en el corazón de la Cartuja: el Pabellón de Marruecos. Sin embargo, no está varada: Por sus escotillas no entra tanto el polverío de las obras del rascacielos cercano ni el griterío de Isla Mágica como la brisa cálida del Mediterráneo, que es el mar por el que esta casa invita a navegar, a base de libros, películas y música, desde Algeciras a Haifa, desde El Pireo a Génova, desde Malta a Estambul, desde Sevilla a Cap Djinet. Un buque, en fin, cargado con miles de obras de consulta y evasión al que cualquiera puede subir de forma libre y gratuita. Ese es el afán de las bibliotecarias: "Los libros deben estar en movimiento y no colocados en las estanterías", dice Olga.

Ella es la capitana de esta nave cuya botadura vivió hace cuatro años. Mari Carmen se enroló algo más tarde, en 2008. Entre ambas no sólo han enfilado el bauprés hacia las más recientes novedades, perseguido títulos únicos por todo el Mediterráneo y estrechado lazos con otras bibliotecas especializadas para sostener con los fondos de todas una gran red mundial al servicio de los usuarios; además de todas estas gestiones esenciales, fue Olga quien decidió, en los primeros días, el color azul aciano de las mesas, que relaja el espíritu y aviva la vista de los lectores; y quien eligió el color naranja de la pared de la entrada como una bienvenida; un himno al entusiasmo, la creatividad, la apertura, la modernidad, la calidez de la amistad, que es lo que allí se vive. Es, en resumen, una biblioteca creada y criada con amor, y se nota. La han construido así día a día, con sus manos y su presencia, con su fervor por lo que hacen, hasta conformar una realidad que excede lo bibliotecario. Se percibe nada más entrar, del mismo modo que se nota una atmósfera inefable y acogedora en los hogares donde hay amor.

Que no es lo único que hay allí, por cierto. Tanto los libros de lectura como las películas, los cómics, las revistas, los atlas, los discos y demás documentos versan sobre el Mediterráneo y el mundo árabe contemporáneo, especialmente las relaciones euromediterráneas y sobre todo las protagonizadas por las tres grandes culturas que ha dado ese mar: la cristiana, la judía y la musulmana. Todo ello está a disposición de quien quiera entrar por esas puertas. Como lo están también todas esas otras obras que guardan alguna relación con esos temas (transversales, que se dice ahora como mucha finesse): mujeres y género, cooperación al desarrollo, migraciones, religión y diálogo interreligioso, derechos humanos y democracia, seguridad y terrorismo y, por último, resolución de conflictos y estudios sobre la paz.

No le falta carga, pues, a este bajel lustroso, tan mediterráneo él. Y si acaso necesitara más, ahí están también, a modo de abarrote, los fondos de esas otras instituciones en red. Olga y Mari Carmen no son, de todos modos, de esas bibliotecarias que se entretienen viendo caer el polvo de un estante a otro. "No nos limitamos a estas cuatro paredes", dice Luisa, y van a seminarios de formación, encuentros internacionales y cualesquiera saraos culturales que le den a esta biblioteca su lugar en el mundo o, como dice Olga, "tirón internacional".

Una cuarenta personas por semana acuden de media a esta sala sencilla, luminosa y hospitalaria (en todas sus acepciones) a usar el material o bien a llevárselo prestado (los libros, quince días renovables; los audiovisuales, una semana). "Ahora, el interés de los usuarios parece ir más hacia la primavera árabe, pero no tanto en su vertiente de investigación y ensayo como en la de novela. Por ejemplo, la colección de relatos de Alaa al Aswany titulada Deseo de ser egipcio. Si lo recomienda ella, habrá que leerlo; porque pocas personas como Olga y Mari Carmen para aconsejar libros sobre el tema: a su cargo tienen el club de lectura de la biblioteca (que pese a estar completo, se puede seguir por internet), por donde han pasado no sólo las obras, sino también sus autores: la senegalesa Fatou Diome y su libro sobre la inmigración titulado En un lugar del Atlántico; el egipcio que hizo la famosa novela Taxi, Khaled al Khamissi, para meterle el termómetro a la gente de su país; Ángel Wagenstein con El pentateuco de Isaac, una presentación tan entrañable que él acabó cantando y los demás llorando; la desternillante Lamentaciones de un prepucio, con Shalom Auslander... Se lo pasan en grande: es el privilegio del amor. Vaya usted allí y enamórese también.

De utilidad:

Qué: Biblioteca especializada y centro de documentación de la Fundación Tres Culturas del Mediterráneo.

Quién: Su bibliotecaria al mando es Olga Cuadrado, del comité 32, Servicios bibliotecarios a poblaciones multiculturales de IFLA (Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas).

Cuándo: La biblioteca abre de lunes a viernes, de 10 a 14 y de 16 a 19 horas.

Dónde: Pabellón de Marruecos, sede de la fundación. Calle Max Planck, 2, Isla de la Cartuja. Siga el blog del club de lectura Tres con libros, en http://biblioteca3culturas. blogspot.com/

  • 1