Local

Homenaje de vida y esperanza

"Esos médicos vienen a por los órganos de mi hijo... y se los voy a dar". Fue lo que le dijo Mari Ángeles a su marido justo antes de que les comunicaran que el hijo del matrimonio, Javier, de 23 años, acababa de morir tras ocho días en la UCI. El Virgen del Rocío reconoció ayer con motivo del Día Nacional del Donante de Órganos las decenas de decisiones como ésta que se producen a diario.

el 16 sep 2009 / 03:44 h.

TAGS:

"Esos médicos vienen a por los órganos de mi hijo... y se los voy a dar". Fue lo que le dijo Mari Ángeles a su marido justo antes de que les comunicaran que el hijo del matrimonio, Javier, de 23 años, acababa de morir tras ocho días en la UCI. El Virgen del Rocío reconoció ayer con motivo del Día Nacional del Donante de Órganos las decenas de decisiones como ésta que se producen a diario. El hospital fue elegido ayer por el Ministerio de Sanidad como uno de los cinco centros de referencia en España para trasplantes renales infantiles.

Javier, de El Pedroso, había cogido la moto de un amigo, con la que tuvo un accidente. Ocho días más tarde, en el Virgen Macarena, los médicos declararon su muerte cerebral. "Mucho antes de esto, uno de los hermanos de Javier había asistido a una conferencia sobre trasplantes en su colegio y había llevado a casa carnés de donante. Javier cogió uno y lo firmó", recuerda Mari Ángeles.

Así que antes de que los médicos llegaran hasta ella en la sala de espera para comunicarle la muerte de Javier, ya sabía que iba a donar todo lo que estuviera en su mano. "Es lo que yo desearía que hiciera otra madre si un hijo mío necesitara un órgano para vivir", asegura.

Pero las historias de donaciones no son historias de muerte sino de vida. Fernando, el hijo de Ana María Rubio, se cayó por las escaleras en 2005 y a los nueve días falleció. "Pero yo lo tenía clarísimo: doné sus órganos y hoy esta vivo en más de siete personas que llevan sus órganos", relata Ana María.

Es la misma sensación que asalta cada día a Mari Ángeles: "No puedes tocar a tu hijo, no lo puedes ver, no sabes dónde está... pero está vivo. Permanece en este mundo con nosotros".

Fernando, el hijo de Ana María, se había hecho donante dos años antes de su accidente tras asistir a una conferencia en su colegio, el San Alberto Magno. "Eso hizo que yo tuviera clarísimo la donación", explica.

En un accidente de moto murió el hijo de Manuel Muñoz, de 34 años. "Llevaba casco pero se golpeó la cabeza y quedó en coma", relata. No vivió ni dos semanas más. Falleció en el Virgen de las Nieves de Granada. Esos días los vivió Manuel solo en el hospital y cuando ya empezó a adivinar lo peor, otro hijo fue a Granada para acompañarlo.

"Nada más llegar me lo dijo: acuérdate de que hay que donarlo. Y fui yo quien lo ofreció antes de que me lo propusieran". Su muerte era irremediable; se trataba de que no lo fueran las de otros. Y así ocurrió: se lograron ocho trasplantes con la entrega de sus órganos.

El Virgen del Rocío realizó en 2008 hasta 182 trasplantes y este año lleva 70. Pero aún hay 280 personas en Sevilla, entre ellas cinco niños, esperando un órgano. Ayer, tras la ofrenda floral en el monumento a los donantes del Virgen del Rocío alguien dejó una nota manuscrita debajo de dos rosas. Decía: Gracias a todos por 12 años de vida.

  • 1