Local

Honduras veta la salida de Zelaya a México

El gobierno de facto pone como las únicas opciones el asilo político o el arresto del ex presidente.

el 10 dic 2009 / 20:24 h.

TAGS:

Militares prestan guardia en la Embajada brasileña en Tegucigalpa, donde sigue Zelaya.

El Gobierno de facto de Honduras rechazó por improcedente una solicitud de salvoconducto presentada por México para que el depuesto presidente hondureño, Manuel Zelaya, pudiera viajar a ese país junto a miembros de su familia y un asesor. Las opciones de Zelaya para abandonar la Embajada de Brasil en Tegucigalpa -donde permanece desde el pasado 21 de septiembre- son irse del país como asilado político o presentarse ante la Justicia, donde tiene procesos pendientes, dijo ayer el ministro de Gobernación del Ejecutivo de facto, Oscar Matute.

"¿Qué opción le queda al ciudadano don José Manuel Zelaya Rosales? Sale con una petición de asilo de una nación hermana o se somete a las autoridades judiciales para que sus abogados, que tiene muy buenos abogados, hagan las defensas pertinentes", dijo Matute.


La Cancillería del Gobierno de facto "negó [el salvoconducto] por improcedente y por la forma en que había sido [presentada la solicitud], y por la falta de calificación jurídica del tipo de asilo que le iban a dar", declaró López, al apuntar que "sigue abierta" la posibilidad de otorgarle el permiso. En consecuencia, el documento "quedó abortado en las circunstancias actuales, pero el Gobierno no tiene una negativa en el sentido de considerar una solicitud debidamente formulada", añadió López.


Zelaya confirmó que se estuvo negociando el salvoconducto y que aún no lo tiene, pero aseguró que no quiere ni acepta asilo político "de ningún país ni de nadie". "Yo no pido, no solicito, no quiero, no acepto asilo político, absolutamente, de ninguna sociedad, de ningún país, ni de nadie", afirmó Zelaya a Radio Globo de Tegucigalpa.


Críticas. El canciller de Brasil, Celso Amorim, criticó ayer al Gobierno de facto de Honduras por negar un salvoconducto al presidente depuesto Manuel Zelaya para viajar a México y sugirió que intercedan en la crisis los países que mantienen "diálogo fluido" con Tegucigalpa. "Es inaudito. No pueden impedir la salida. Eso demuestra la total marginalidad de ese Gobierno en relación a las normas internacionales", afirmó Amorim en una entrevista a la radio estatal, en la que recalcó que su mayor preocupación ahora es la seguridad de Manuel Zelaya, quien sigue en la sede diplomática.

  • 1