lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Local

Hora de leer, por la radio

La Fundación ECCA cumple 50 años en la educación de adultos a través de las ondas. Hoy sus lecciones se pueden escuchar y descargar en internet pero hubo un tiempo en que se emitían por radio o se recogían en cassettes

el 15 oct 2014 / 13:00 h.

TAGS:

Alumnos de Radio ECCA escuchando las lecciones Alumnos de Radio ECCA escuchando las lecciones En 1960, aproximadamente uno de cada cuatro andaluces era analfabeto. En su localidad natal de Montilla (Córdoba), el jesuita Francisco Villén conoce a través de compañeros misioneros la experiencia puesta en marcha en una pequeña parroquia de Sutatenza, en el departamento colombiano de Boyacá, de alfabetización a través de la radio y decide imitar la iniciativa a través de la emisora de Radio Popular (antecesora de la actual COPE y entonces propiedad de la Compañía de Jesús) de Montilla. Es 1962 y esta pequeña experiencia piloto se extiende a través, literalmente, de las ondas a emisoras de Radio Popular de Córdoba, Sevilla, Granada y Jaén. Mientras, el padre Villén es trasladado a Canarias donde pone en marcha una iniciativa similar con el nombre de Radio ECCA que resulta todo un éxito en las islas y con la que la iniciativa pionera andaluza se fusiona en los primeros años 70. A través de la frecuencia de las emisoras de Radio Popular, todas las tardes de lunes a viernes durante dos horas, profesores funcionarios dependientes del Ministerio de Educación retransmitían clases de media hora (cada alumno sintonizaba la radio a la hora en la que se imparte la clase de su nivel) de alfabetización, cultura popular y –desde que en 1973 se establece el título– cursos para obtener el graduado escolar. Radio ECCA, como centro de formación de adultos, sigue hoy funcionando con sede central en Canarias y cuenta con delegación en Andalucía. Si primero fue por radio y después con las lecciones grabadas en cassettes que los alumnos recogían, hoy sus estudiantes siguen las lecciones a través de internet y el centro prepara tanto el Graduado en Educación Secundaria como Bachillerato, además de impartir acciones formativas de libre configuración conveniadas con la Universidad Hispalense, principalmente para estudiantes de Ciencias de la Educación y Psicología. El jesuita Luis Espina fue director de Radio ECCA entre 1970 y 1992, fecha en la que aquella pequeña experiencia pionera de Villén en Andalucía se integró en un proyecto que desde la primera emisión el 15 de febrero de 1965 en Canarias alcanzó en las islas una dimensión que la mantiene hasta hoy como una verdadera institución en la educación de adultos insular. La emisora sevillana, recuerda, estaba en la calle Trajano, en unas instalaciones anexas a la iglesia de los jesuitas. «Las clases se grababan antes pero simulando el directo, no eran una conferencia, el profesor hablaba directamente con el alumno, le hacía escribir algo para que estuviera pendiente, se dirigía al alumno, siempre de usted», relata. El alumno formalizaba su matricula y cada semana recogía el material para las lecciones de la misma. «Eran unas hojas que jugaban con las cuadrículas y los colores en los niveles más básicos, por delante eran como la pizarra del profesor y por detrás estaban los ejercicios. Con esas respuestas, el fin de semana había un encuentro con el profesor donde el alumno le entregaba los ejercicios para que los corrigiera y recibía el material de la semana siguiente», explica. En Sevilla se impartían tres niveles:cultura popular, para alumnos que sabían leer y poco más, a los que se enseñaba «ortografía, sumar, restar, multiplicar y dividir»;pregraduado –que equivaldría a cuarto o quinto de la Primaria– y graduado escolar, que preparaba para el título. No obstante, el sistema de Radio ECCA sí incluía clases de alfabetización pura y dura que en Canarias se emitían. ¿Y cómo se enseña a leer y escribir a través de la radio? «Pues le decían al alumno:ponga el lápiz en el punto rojo, llévelo al punto verde y de ahí al marrón, pues eso que ha dibujado es una m de moto», explica gráficamente Espina. A principios de los 90 la emisora sevillana dejó de difundir las lecciones por radio para grabarse en cassettes que el alumnado recogía semanalmente. «En cada cassette cabían dos lecciones por lo que se llevaban tres y ya tenían para toda la semana», explica. Durante unos años, Radio ECCA dejó de funcionar en Sevilla y en 1997 reanudó su labor aunque inicialmente, y a petición de la entonces alcaldesa Soledad Becerril, se dedicó a la formación de los trabajadores de los servicios sociales municipales para desarrollar escuelas de padres y madres, labor a la que siguió otros proyectos de acción social que mantiene como la colaboración con el programa Caixa Proinfancia o la asociación Madre Coraje. Hace unos años, reanudó su vertiente formativa y según relata la actual directora, María Berjano, fue pionera en la enseñanza a distancia para obtener el graduado escolar (hoy el título de ESO), que sigue impartiendo junto al Bachillerato. Ambos títulos son expedidos por el Gobierno canario ya que cuando las competencias en Educación fueron transferidas a las comunidades, la delegación andaluza no tramitó el concierto con la Junta para ser un centro de educación de adultos más. Hoy su alumnado está integrado por adultos que necesitan un sistema flexible y adaptado a su ritmo de aprendizaje o a su disponibilidad de tiempo. La matrícula les da derecho a un material impreso y a tutorías semanales mientras que las clases grabadas están disponibles en abierto en su web, eso sí, con acento canario pues todo el material está centralizado.

  • 1