Local

Hormigoneras y ladrillos como objetos de museo

Las universidades reducen a actuaciones testimoniales la ejecución de nuevos edificios

el 14 ene 2013 / 21:33 h.

TAGS:

Hubo un tiempo, no muy lejano, en el que las empresas se frotaban las manos ante el listado de proyectos y nuevos edificios que salían de los despachos de las universidades. Las inversiones en infraestructuras en una institución como la Hispalense (junto con Granada, la universidad andaluza de mayor tamaño y una de las primeras en cuanto a volumen en el ránking nacional) superaban holgadamente los 30 millones de euros todos los años. Hubo un tiempo... que se ha esfumado de golpe y porrazo.

El año 2013 podría calificarse ya como el de la sequía inversora en los campus andaluces. La Junta de Andalucía tiene previsto destinar este ejercicio 70 millones de euros a infraestructuras nuevas. Para contextualizar la dimensión del recorte en esta materia basta recordar que la Universidad de Sevilla ha recibido del Plan plurianual de inversiones más de 40 millones de euros desde 2009. En 2013, por no haber, no habrá ni plan porque, explican fuentes de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia, "no tiene sentido en este contexto de crisis ponerse a hacer edificios".

El argumento, no obstante, choca con necesidades y compromisos ineludibles por parte de las universidades. En el caso de la Hispalense, en su presupuesto para el año recién estrenado se prevé una partida de 17,4 millones de euros (en torno a un 25% del montante global calculado por la Junta para todos los campus) con la que poder ejecutar "infraestructuras vitales, necesarias y no aplazables".

Esas infraestructuras serían: Farmacia (5 millones de euros), Politécnica (5 millones de euros), Medicina (1 millón de euros), Ingeniería de la Edificación -Antigua Aparejadores- (100.000 euros), instalaciones y equipamiento de la Nave del Paraguas (2,8 y un millón de euros, respectivamente) y equipamiento de la Facultad de Enfermería, Fisioterapia y Podología (2,5 millones). Todas ellas actuaciones que estaban previstas para 2012 con idénticas cantidades pero que no llegaron a concederse. La Universidad de Sevilla "confía" en que este año sí lleguen. Y lo espera, entre otras cosas, porque no va a poder afrontar con recursos propios ningún proyecto de infraestructura teniendo en cuenta que estos han pasado de algo más de 12 millones en 2012 a cero este año. Subrayamos, cero. Dentro de las actuaciones obligatorias para la Hispalense también se encuentran la biblioteca Antonio Machado (que irá en Eritaña y que sustituye a la proyectada por la reconocida internacionalmente Zaha Hadid, tumbada por la Justicia) y la remodelación integral de la Fábrica de Tabacos (Bien de Interés Cultural).

"El coste de estas actuaciones, de enorme importancia institucional, se va a financiar con cargo a remanentes afectados, pues la financiación ya se obtuvo y se reconocieron derechos en ejercicios precedentes no siendo por ello posible su presupuestación con cargo a los créditos iniciales de ejercicio", remacha el proyecto de presupuestos que ya ha sido refrendado por el Consejo de Gobierno, primero, y por el Consejo Social, después.
Y lo hace porque las "nuevas normas de contabilidad" fijadas por el Gobierno "impiden" que los remanentes que no sean los conocidos en la jerga económica como "afectados" puedan ser usados en algo diferente que no sea paga la deuda contraída con los bancos.
La Universidad de Sevilla ha fijado un techo de gasto para 2013 de 584.265.349 euros. De esa cantidad, hay 125 millones de remanente.

  • 1