Local

Hospitalizan a Francisco Correa, interno en la cárcel de Soto del Real desde 2009

El presunto cabecilla de la trama Gürtel sufrió un amago de infarto.

el 07 feb 2011 / 10:37 h.

TAGS:

El presunto cabecilla de la trama de corrupción del 'caso Gürtel',  Francisco Correa, se encuentra hospitalizado desde este domingo en el  Hospital Gregorio Marañón de Madrid por un amago de infarto, ha  informado a Europa Press el abogado José Antonio Choclán.

Choclán se ha enterado del ingreso hospitalario esta mañana al ir  a visitar a su cliente a la prisión madrileña de Soto del Real, donde  cumple prisión preventiva desde el 12 de febrero de 2009 por orden  del juez Baltasar Garzón.

"Correa ingresó ayer en el hospital tras sufrir un amago de  infarto", ha indicado Choclán, quien ha recordado que en varias  ocasiones han solicitado la puesta en libertad provisional de Correa  por sus problemas de salud.

Un portavoz de Instituciones Penitenciarias ha explicado que  Correa comenzó a sentirse mal a media tarde de ayer, por lo que tuvo  que ser atendido por los facultativos de Atención Primaria que  trabajan en la prisión.

Tras un primer reconocimiento, los médicos decidieron trasladar a  Correa al Hospital Gregorio Marañón, en cuya unidad coronaria está  ingresado desde ayer. El presunto líder de la trama siempre se ha  quejado de que sufre ataques de ansiedad al estar encerrado.

Precisamente, el juez que instruye la rama madrileña del caso,  Antonio Pedreira, decidió el viernes pasado prorrogar dos años la  prisión provisional del supuesto cerebro de la red, que lleva  encarcelado en Soto de El Real desde 2009, al entender que, a día de  hoy, pervive el riesgo de fuga.

El magistrado celebró el pasado 24 de enero una vista en el alto  tribunal en la que las fiscales adscritas al caso se opusieron a la  puesta en libertad provisional del empresario Francisco Correa y del  ex secretario de Organización del PP gallego Pablo Crespo al alegar  "claro riesgo de fuga" en la comparecencia celebrada para la prórroga  de la prisión preventiva al vencer los dos años máximos previstos en  la Ley.

En un auto, al que tuvo acceso Europa Press, el magistrado hizo  suyos los argumentos de las fiscales y también ha considerado que en  este momento puede mantenerse "que existe y no ha mermado de modo  alguno ese riesgo de fuga". 

Para razonar este punto, Pedreira recurre a las intervenciones  telefónicas que ponían de manifiesto las "prolongadas estancias y la  escasa presencia en España por parte del imputado".

Además, se agarra a la existencia de inversiones fuera de España  de Correa y a la realización de actuaciones dirigidas a tener una  residencia fuera, entre otras cosas.


  • 1