Economía

Hotel busca encanto

La cadena Logis pretende duplicar este año su presencia en Andalucía. Ya tiene tres socios en Córdoba, Granada y Málaga.

el 21 feb 2014 / 23:49 h.

TAGS:

15522191Hoteles pequeños, con carácter y buena gastronomía, con una media de 18 habitaciones y cinco empleados, gestionados personalmente por sus propietarios, y que no entran en la «guerra de precios de internet que lleva a elegir basándose sólo en cuál es más barato», sino que ofrecen un servicio especial. Es el perfil de los hoteles con encanto que busca la cadena Logis, que después de haber logrado la complicidad de tres establecimientos andaluces de Córdoba, Granada y Málaga, pretende duplicar su presencia en la región este año e incorporar a Sevilla capital, además de otros dos hoteles en Andalucía. «No podemos seguir desarrollando nuestra red en España sin un hotel en Sevilla», sentenciaba ayer el responsable de desarrollo de Logis en el sur de Europa, Paul Noel. Tras el hotel Casa de los Azulejos en Córdoba, el hotel América al pie de la Alhambra de Granada –es el único que se encuentra dentro de los terrenos del palacio– y el Paraíso del Mar en la localidad malagueña de Nerja, Noel negocia ahora nuevas incorporaciones en la capital sevillana –nunca más de tres– y en municipios como Antequera, «desde los que se pueden visitar varias provincias andaluzas en unos días». Logis, con 2.600 establecimientos asociados en todo el mundo, cuenta ya con 45 hoteles en España, donde aspira a alcanzar los 60 este año. La mayor red de hoteles independientes de Europa –en conjunto facturan 100 millones de euros anuales– ofrece a sus asociados otras herramientas de comercialización distintas a las centrales de reservas, como una guía de la que se editan 800.000 ejemplares en papel, que se distribuyen gratuitamente a los socios, para poder contactar con cada hotel. Pero sobre todo, ofrecen la fidelidad de sus clientes, que se identifican con las señas de identidad de la marca «y no es que vayan sólo a nuestros hoteles, pero si van a un destino en el que estamos, prefieren los nuestros», explica Noel. Se trata de viajeros de elevado nivel económico, un 85 por ciento de ellos extranjeros –una ventaja en estos momentos en los que el turismo nacional ha sufrido una importante caída–, que pasan de media casi dos noches en el mismo lugar –1,7 noches– y que transmiten mediante el boca a boca, «la mejor publicidad», las bondades de los establecimientos que han visitado. La sinergia funciona también entre los propios establecimiento, según Noel, que pone como ejemplo uno de sus hoteles en Barcelona y otro en Nerja cuyos dueños se han hecho amigos y se recomiendan mutuamente hasta el punto de que muchos de los que visitan el primero acaban recalando en el segundo. 15522200«¿Que qué hacemos distinto?», se autopregunta el responsable del desarrollo en el sur de Europa. «Buscamos unos estándares de calidad, de tradición, de autenticidad y de gastronomía, y que el hotel permita conocer la región». Es decir, un ambiente familiar, trato personal, con restaurantes de nivel –sólo un 10 por ciento de sus asociados no cuenta con uno, por ser de muy pequeño tamaño–, y situados en un enclave privilegiado. El 90 por ciento, alejados de las ciudades, aunque Noel recuerda que en algunas de ellas «hay que estar: Salamanca, Toledo, Sevilla....». De hecho, con sus nuevos hoteles asociados la asociación tratará de dibujar en el mapa una ruta para cruzar España alternativa a las grandes ciudades, de las que huyen muchos viajeros, asentándose en lugares de paso como Salamanca, Cáceres o Zafra. Para que el cliente sepa a qué atenerse con cada hotel, sus guías emplean una clasificación basada en chimeneas y cazuelas. Lo hacen porque Logis no utiliza las categorías tradicionales –estrellas y tenedores– al valorar cosas diferentes en los alojamientos: «No tener ascensor o cocina te resta estrellas porque el sistema establece unas valoraciones técnicas, pero para nosotros son más importantes otros conceptos: el confort, la limpieza, el que el cliente se sienta a gusto eleva la categoría», explica. Por establecer una horquilla, una habitación en uno de estos alojamientos de una a tres chimeneas suele oscilar entre los 50 y los 100 euros. Por encima está la categoría Logis D’exception, que se distinguen por un nivel de calidad mucho más elevado y, por lo tanto, también son más caros. Logis ha comenzado su expansión por el noreste de la península, con lo que la mayoría de sus establecimientos se concentran en Cataluña y el País Vasco, con incursiones en Madrid y Andalucía, sobre todo. Los alojamientos de la cadena suelen estar ubicados «en ciudades de interés cultural, en playas con encanto –no masificadas, porque nuestros clientes no son de los que van a Benidorm– y en otras de tránsito, como Antequera», uno de los lugares en los que la asociación está buscando un nuevo asociado porque puede ser punto de partida para visitar gran parte de Andalucía, según explica Noel. A los hoteles que se asocian no se les impone ningún criterio, tan sólo la colocación de un rótulo y su inclusión en la guía internacional que edita Logis, pero siguen siendo totalmente independientes. Lo que sí hace la cadena es proponer ofertas a través de su página web, para que los establecimientos que lo deseen puedan suscribirlas.

  • 1