Local

Hoy se borrarán todas las distinciones concedidas a Franco

El expediente de Francisco Franco tiene aspectos borrosos. De hecho, el juez Baltasar Garzón reclamó un certificado de defunción para tener garantías de que había muerto. Ahora, surgen las dudas en el Consistorio.

el 15 sep 2009 / 18:40 h.

TAGS:

El expediente de Francisco Franco tiene aspectos borrosos. De hecho, el juez Baltasar Garzón reclamó un certificado de defunción para tener garantías de que había muerto. Ahora, surgen las dudas en el Consistorio. Hoy se le retirarán todos sus títulos, incluso uno que no aparece en dos obras históricas sobre el protocolo municipal en la dictadura.

IU ha analizado durante meses los archivos municipales. Y sacó como conclusión una moción que se ha reservado hasta hoy 21 de noviembre de 2008, 33 años y un día después de la muerte del dictador. De su investigación han aflorado tres distinticiones: medalla de oro en la ciudad el 12 de diciembre de 1943; alcalde "honorario y vitalicio" el 24 de julio de 1953 y alcalde honorario de la ciudad en 1974. La Corporación municipal le retirará todas, como ya ha hecho la Diputación o ayuntamientos como el de Cádiz o Toledo -en este último caso con el voto en contra de los populares-.

Hoy le toca el turno a Sevilla, ciudad que ya limpió su historial de recuerdos de Queipo de Llano. Pero el pasado de Franco en Sevilla es borroso. Confuso. En 1992, Mauricio Domínguez Domínguez-Adame, ex jefe de protocolo del Ayuntamiento, publicó un libro: El Ceremonial de la Ciudad. Un recorrido sobre la historia del Consistorio. Ahí aparece un listado de las personas que han sido distinguidas en la ciudad. El dictador aparece dos veces. La primera, en 1943 cuando obtuvo la medalla de oro de la ciudad, título que se le retirará hoy. Cuando esto ocurra se puede abrir un peculiar debate. El propio Domínguez-Adame lo esbozó ayer a este periódico: "Entonces la medalla de oro llevaba aparejada el título de hijo adoptivo de la ciudad". Hay que analizar ahora, quizá a través del un informe interno, si hay que retirarle la distinción de hijo adoptivo -ahora independiente- o basta con borrar su nombre del archivo de medallas de oro.

Aparece también en 1953, cuando obtiene el título de alcalde "honorario y perpetuo" de la ciudad. Fue una propuesta de la asociación de la prensa de Sevilla con el "consenso de todos los periodistas y periódicos locales". De nuevo un debate semántico. Si es "vitalicio" a su muerte se le retira automáticamente. Si es "perpetuo", ¿tiene la misma acepción?. Sí, según la Real Academia de la Lengua, que apunta que cuando este concepto se emplea para definir un cargo, representa que dura hasta la muerte. Poco agradecimiento tuvo en cualquier caso. Ésta fue la respuesta de Franco a través de un telegrama: "Dada cuenta a su excelencia de su telegrama en el que trasladaba acuerdo ayuntamiento (sic) acepta complacido designación de alcalde agradeciendo atención de la corporación". Estos dos títulos aparecen también recogidos, según el propio Domínguez-Adame, en la obra Sevilla, la vida municipal 1920-1991 escrito por José Santo Toribio.

Pero no hay ni rastro en estas obras de la tercera distinción, que IU ha hallado en los archivos municipales y que figura en su moción: Franco, alcalde honorario por otra concesión realizada en 1974. "Es extraño. Es cerca de su muerte y no recuerdo ninguna visita de Franco entonces", apunta Domínguez-Adame. Hay un argumento a su favor. En su obra y en la de Santo Toribio, ese año destaca en la ciudad por otro asunto: fue nombrada alcaldesa honoraria la Virgen de la Hiniesta. Las dos citadas publicaciones se apoyan en los registros municipales. Pero también la moción de IU. En cualquier caso, hoy se aclarará el historial de Franco en Sevilla. Tras siete borrosas décadas, debe quedar limpio.

  • 1