Deportes

Hoy Sevilla-Athletic con la final de Copa en juego

Partido grande el de esta noche en el Ramón Sánchez Pizjuán. Grande por la cita en sí, por el encanto de la competición y grande también por el rival, el Athletic, clásico donde los haya.

el 15 sep 2009 / 22:08 h.

Partido grande el de esta noche en el Ramón Sánchez Pizjuán. Grande por la cita en sí, por el encanto de la competición y grande también por el rival, el Athletic, clásico donde los haya. El Sevilla se juega el pase a la final de la Copa del Rey, ni más ni menos. La única vía que le queda esta temporada para alzar un título.

Un sevillista, por la media lograda por el club en sus 103 años de historia, presencia una final de la Copa de España cada 17 años, y unas semifinales casi cada siete. Sin duda, a la actual generación de seguidores nervionenses esta cifra le parecerá poco menos que una broma, sobre todo cuando en los últimos cinco años ha presenciado ni más ni menos que seis finales y cinco semifinales, contando la de hoy. Pero lo cierto es que para el Sevilla no es ni mucho menos habitual alcanzar la final de esta competición. De hecho, antes del gran hito de 2007 hacía casi 50 años, ahí es nada, que no levantaba este título.

Por tanto, y por lo que pueda pasar en las próximas 17 campañas (aunque siguiendo el camino actual la media seguirá bajando), bien haría el Sevilla y el sevilismo en disfrutar y apurar como nunca las opciones en la eliminatoria que se le pone hoy en suerte ante el Athletic de Bilbao, con la final de Mestalla en juego.

Más allá del ambiente o de la forma de vivir esta cita del sevillismo, la semifinal ante el Athletic de Bilbao se presenta realmente apasionante. El conjunto bilbaíno es uno de los clásicos -tanto como el que más- del fútbol español. Sus 23 copas de todos los colores y denominaciones -de Alfonso XIII, de la República, del Generalísimo y del Rey Juan Carlos- lo acreditan. Pero ya hace tiempo que al conjunto vizcaíno se le resiste 'su torneo'. Ni más ni menos que 24 años han pasado desde su última comparecencia en una final y 25 desde su último título. De ahí la enorme necesidad y la enorme intnensidad con la que vive el Athletic esta cita ante el Sevilla.

Son libres ustedes de alegorizar como buenamente puedan y quieran sobre la figura animal que pueda representar el Sevilla esta noche, pero elijan una que sea fiera y que iguale, en la medida de lo posible, a los leones bilbaínos. Porque si ciertamente el apodo le ha venido grande en los últimos años a los vascos, en estos momentos le viene como anillo al dedo. Están hambrientos, fieros -ocho victorias, cuatro empates y una derrota en los últimos 13 partidos oficiales- y lanzados a por su objetivo. Además, como jefe de la manada actúa en este caso Joaquín Caparrós, sevillista, sí, pero hoy por hoy entrenador del Athletic. No hace falta suponer la motivación que habrá insuflado en los suyos en el caso de que hiciera falta.

Ante estas condiciones el Sevilla debe oponer, claro está, la misma fuerza y coraje. Si logra hacerlo tendrá mucho ganado, porque calidad atesora más que su rival, sin duda. Ante la que puedan aportar Yeste y Llorente el conjunto de Jiménez cuenta con Capel, Navas, Renato y Kanouté como mínimo. Eso sí, el Sevilla tiene la obligación de sacar un resultado positivo ya hoy, sobre todo teniendo en cuenta que la vuelta en San Mamés -4 ó 5 de marzo- será una olla a presión.

con todo. No caben reservas ni rotaciones esta noche y así lo dejó claro ayer Jiménez. El Sevilla saldrá con lo mejor para intentar encarrilar el camino hacia Valencia. Con el regreso de Renato y Kanouté a la titularidad, así como el de Squillaci, la única duda se centra en la izquierda. Capel y Adriano -con molestias- pelean el puesto. Toda la carne en el asador. ¿Y el derbi? ¿Cuándo es?

  • 1