Local

Hoy toca cambiar el mundo

Al grito de ‘¡Indígnate!', Sevilla está invitada a tomar las calles para pedir una refundación ética de la sociedad.

el 14 may 2011 / 19:26 h.

TAGS:

Si en los últimos días han tenido ocasión de entrar a la ciudad desde Bellavista, rumbo a la Avenida de la Palmera, habrán podido ver una extraña pancarta amarrada a la barandilla de un puente, a la altura de los cuarteles. El texto es casi ilegible. Por un lado señala una fecha, el 15 de mayo, hoy. La otra mitad está remetida por los barrotes y cuesta distinguir lo que pone; ¿dice algo de salir a la calle? El que cuelga de esta pasarela no es el único llamamiento a hacerlo; los hay por doquier, en las paredes, en el boca a boca, en las redes sociales. Detrás de este fenómeno está la llamada Plataforma Ciudadana Democracia Real
Ya, donde está metido lo que vulgarmente se conoce como el ciento y la madre de entidades más o menos minúsculas, otras bastante más grandes y numerosas, barrios, blogueros, ecologistas, inmigrantes, estudiantes, parados, oenegés, asociaciones de diverso pelaje. El lema es ¡Toma la calle, indígnate!, pero no se trata de ninguna revuelta ni de nada por el estilo, que nadie se asuste ni se emocione: es sólo la expresión popular de un desencanto con el sistema, los bancos, las cosas a las que se da prioridad en este mundo... Y también es un llamamiento al mundo para que redefina su ética.


La cita es a las seis de la tarde en la Plaza de España. Se pueden llevar abanicos y hasta ventiladores de pilas, si eso. Desde allí se partirá en alegre marcha hacia el Ayuntamiento. Y allí se leerá el manifiesto de esta convocatoria dirigida a producir un cambio en la mentalidad de la gente, entendida como ciudadanos, votantes, consumidores, individuos pensantes. De hecho, el arranque de ese texto intenta ahuyentar toda sombra de duda: Somos personas normales y corrientes. Cada cual con sus gustos, sus ideas, sus aciertos y errores... pero todos iguales en algo: la indignación ante el estado de cosas, ante la evidencia de que el sistema se ha deshumanizado, desde el ansia de poder hasta la crispación política, pasando por la tiranía de los mercados y, en fin, el desencanto que todo eso provoca en las personas. "Es necesaria una revolución ética", concluye el manifiesto. "Hemos puesto el dinero por encima del ser humano y tenemos que ponerlo a nuestro servicio. Somos personas, no productos del mercado. No soy sólo lo que compro, por qué lo compro y a quién se lo compro".

La convocatoria de esta tarde pretende ser una forma pacífica, amable y popular de que los ciudadanos se sientan unidos en ese desencanto, lo cual parece ser una buena terapia para empezar a superarlo. También se trata de llamar la atención, de hacer que el respetable dedique aunque sea un minuto a darle una vuelta en la cabeza a todos estos asuntos, a preguntarse qué opina en realidad. No es sólo una reflexión en términos políticos, económicos y financieros; es preguntarse cómo trata la sociedad a los mayores, a los abuelos y enfermos; qué hacer ante la intransigencia, ante los problemas de la salud pública, la educación, cómo combatir la especulación en todas sus expresiones... En resumen, se trata de dar el paso siguiente al enfado ante el telediario, que es, precisamente, salir a la calle y decirlo públicamente.

Si entre los presentes hay quien teme que su participación en esta manifestación lo convierta de por vida en un lozano ejemplar de barbudo camarada soviético, que se relaje. Eso dice el citado manifiesto, que presenta el acto en toda España como "apartidista y asindical para que no sean las banderas las que nos separen, y sí los sentimientos y la condición humana lo que nos una". Hacer todo esto a una semana de las elecciones no es casualidad, como habrá podido comprender hace rato: se trata de dar un tirón de orejas de los gordos a los políticos. Y una garantía: "No habrá banderas de corte político ni sindical. Tanto en las pancartas de cabecera como en las lecturas de manifiestos sólo habrá ciudadanos anónimos no adscritos a partidos políticos ni sindicatos y ninguna persona famosa por ningún motivo representará a esta plataforma."

  • 1