sábado, 16 febrero 2019
11:39
, última actualización
Deportes

Huesca-Betis: la mitad del ascenso

El Betis visita hoy al Huesca de Doblas sin Emana ni Sergio García pero con una racha de dos victorias seguidas a su espalda. Si logra la tercera, habrá recorrido la mitad del camino hacia el ascenso.

el 28 may 2010 / 21:10 h.

Después de empatar en casa contra el Murcia y quedarse a seis puntos del tercero, el beticismo se echó las manos a la cabeza y el Betis echó las suyas a la calculadora para hacer la única cuenta posible. No para subir, sino para soñar con subir. La operación era muy simple: seis victorias en los seis partidos que faltaban. La conclusión atentaba contra el sentido común porque a muy pocos se les podía pasar por la mente que el Betis, ese equipo sin carácter ni brillantez futbolística, sería capaz de ganar no seis sino cinco, cuatro o tres partidos consecutivos. Incluso hoy en día parece de ilusos pensar que el conjunto verdiblanco se redimirá de su triste campaña con un seis de seis. Pero he aquí que ahora, dos semanas después, el Betis ha ganado los dos primeros encuentros de la serie soñada y se ha colocado a la altura del tercero. Hoy, ante el Huesca, puede completar la mitad del camino, pero para conseguir la tercera de esas seis victorias tendrá que superarse a sí mismo y ganar sin sus dos principales argumentos ofensivos. Al Nástic y a la Real Sociedad les venció sin Sergio García. Al Huesca tendrá que batirle, además, sin Emana.

El Betis redivivo de Víctor Fernández no sólo lleva dos triunfos consecutivos. También son dos jornadas seguidas sin encajar un solo gol (208 minutos en total), cuatro sin perder y ocho desplazamientos fuera de casa sin una derrota. El técnico maño todavía no ha perdido lejos de Heliópolis y desde luego confía en que ninguna de esas rachas se rompa esta tarde en El Alcoraz porque cualquier tropiezo a estas alturas, con sólo tres jornadas por delante después del viaje aragonés, sería casi irreversible. El Betis no sólo necesita ganar, también es imprescindible que el Hércules se deje algún punto por el camino de aquí al final. Como a la Real y al Levante los tienen a más de un encuentro de distancia, los verdiblancos ya tienen bastante con pensar sólo en los alicantinos.

En Huesca, ante el equipo de Toni Doblas (y Gallardo, y Moisés...), el Betis disputará su primer partido sin Emana ni Sergio García. Es la primera vez desde que ambos llegaron al club de las trece barras. El equipo se ha desenvuelto más o menos bien sin Sergio, lesionado hace más de un mes y pendiente de reaparecer quizás el próximo sábado, pero ahora está por ver cómo le afecta la baja del camerunés, que sin ir más lejos ha dado al Betis cuatro de sus seis últimos puntos porque él marcó los penaltis de las victorias ante el Nástic y el líder. Hay tres hombres susceptibles de convertirse en su sustituto: Jonathan Pereira, que es la opción más ofensiva; Caffa, que tras la sanción a Fernando Vega quizás acabe en la banda porque Nacho regresará al lateral; y Capi, que posiblemente es la alternativa más ortodoxa si no fuese porque el camero no parece en condiciones de aguantar un partido entero al máximo nivel. Por lo demás, el Betis viajó ayer en AVE y luego en autobús sin Melli; las altas son Rodri y Damiá, que entran por Emana y Vega.

El Huesca también tiene problemas. Pierde a dos titulares, el central Corona y el pivote Luis Helguera, y sólo presenta una victoria en las seis últimas jornadas. Antes venía de encajar cuatro derrotas en cinco partidos y por eso no está salvado, aunque gracias a esa victoria en el campo del Castellón está todavía fuera del descenso. Es un equipo que trata de dar cariño a la pelota, como se vio en el partido de la primera vuelta, aunque los recursos que tiene Antonio Calderón son los que son. Sólo ha marcado 32 goles (la peor marca de la categoría), 18 en casa, pero apenas ha encajado 37 (cuarto mejor registro de Segunda), 16 como local.

  • 1