Cultura

Humildad y exquisitez

*** / Espacio Santa Clara. 19 de septiembre de 2012. Guitarras: Manolo Franco, Miguel Ángel Laguna. Entrada: Aforo completo.

el 19 sep 2012 / 21:53 h.

Por veteranía y excelencia merecía sin duda Manolo Franco un espacio y un horario más favorables para presentarse de nuevo en la Bienal que lo consagró en el lejano 1984. Pero en ese caso nos habríamos quedado sin recibir la lección de humildad y entrega que dio ayer el guitarrista sevillano en el Dormitorio alto de Santa Clara. Todos los aprendices de tocaor deberían haberlo visto subir a escena y entender que la vida real está más cerca de esas tablas sin megafonía que de los grandes auditorios. Siempre se está empezando, pareció decirnos; y no hay público, por reducido que sea, que no merezca que le des lo mejor de tu arte. Así lo hizo.

Los guitarristas en cierne también podrían haber aprendido dos o tres cosas: cómo se borda una granaína, por ejemplo. O cómo duele una soleá. O cómo se puede reinterpretar el garrotín sin hacer estropicios, con mimo y delicadeza; habrían aprendido que con una guajira vivaz se puede atravesar el océano en un segundo, y viajar de vuelta a Cádiz por alegrías o acordarse del Niño Miguel en unos deliciosos aires de Huelva en compañía del joven Miguel Ángel Laguna. Una guitarra que, de tanto acompañar al buen cante, se ha vuelto ella misma cantarina; guitarra sevillana por los cuatro costados, pero nada ensimismada, abierta a todos los vientos. Guitarra humilde y exquisita.

  • 1