Local

Humo hasta en el ADN

Un estudio indica que el tabaco causa daños genéticos vinculados al cáncer.

el 23 ene 2011 / 20:02 h.

TAGS:

Coincidiendo con la entrada en vigor de la nueva ley antitabaco, los estudios sobre los efectos nocivos de su consumo afloran para convencer a los que aun con la obligación de tener que salir a la calle en plena ola de frío se lo están pensando. Así, un estudio de la Universidad estadounidense de Minnesota, publicado en la revista Chemical Research in Toxicology, indica que el humo de los cigarrillos comienza a producir daños genéticos en los siguientes minutos, y no años, a la inhalación en los pulmones. El estudio es el primero en detallar la forma en la que ciertas sustancias del tabaco causan daños en el ADN vinculados al cáncer.


Los científicos, dirigidos por Stephen S. Hecht, apuntan que el cáncer de pulmón es el responsable de la desaparición diaria de 3.000 vidas en todo el mundo, en gran medida como resultado del tabaquismo, que se vincula con al menos 18 tipos de cáncer. La evidencia indica que las sustancias dañinas del humo de tabaco, denominadas hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP), están entre los principales culpables del cáncer de pulmón. Sin embargo, hasta ahora los científicos no habían determinado la forma en la que los HAP del humo de tabaco causan los daños en el ADN humano.

Los científicos añadieron un HAP marcado, el fenantreno, a cigarrillos y siguieron su recorrido en 12 voluntarios que fumaban. Así descubrieron que el fenantreno forma rápidamente una sustancia tóxica en la sangre conocida por arrasar el ADN, causando mutaciones que pueden causar cáncer.

Los fumadores desarrollaron los niveles máximos de la sustancia sólo entre 15 y 30 minutos después de que dejaran de fumar. Los autores señalan que el efecto es tan rápido que es equivalente al de inyectar una sustancia directamente en la sangre.

Según explica Hecht, "el estudio es único, es el primero que investiga el metabolismo humano de un HAP específicamente administrado por inhalación en el humo de tabaco sin interferencia de otras fuentes de exposición como el aire contaminado o la dieta. Los resultados deberían servir como una grave advertencia para quienes están considerando comenzar a fumar".

En la piel. Otro experto, esta vez el dermatólogo y miembro de la Academia Española de Dermatología (AEDV), Agustín Viera Ramírez, indicó que el tabaco es uno de los factores que más contribuye al envejecimiento cutáneo, tanto es así, que fumar durante diez años seguidos acelera hasta dos años y medio el desgaste de la piel. En una entrevista a Europa Press, el especialista explicó que "el tabaco, junto a otros condicionantes como la incidencia solar, la alimentación o los procesos crónicos, determinan el estado cutáneo de las personas".

No obstante, Viera recordó que el envejecimiento es un proceso individual que "varía mucho en función de cada persona, de sus características físicas y genéticas, así como de su rutina y modos de vida". En este sentido, afirmó que la raza blanca europea es la que se arruga "más pronto y con más intensidad". Por contra, "los hispanos, los africanos y los afroamericanos tienen una piel mucho más resistentes al paso de los años".

  • 1