Cultura

Ian Gibson: «Mucha gente preferiría que Lorca fuera católico y macho»

¿Fue la homosexualidad de Lorca determinante en su asesinato? Ian Gibson, el experto que tal vez conozca mejor la vida del poeta, no se atreve a afirmarlo categóricamente, pero no tiene dudas de que sin tener en cuenta la identidad sexual del poeta no es posible descifrar su obra. En su último libro, Lorca y el mundo gay (Planeta) se ocupa de esta controversia.

el 16 sep 2009 / 00:49 h.

¿Fue la homosexualidad de Lorca determinante en su asesinato? Ian Gibson, el experto que tal vez conozca mejor la vida del poeta, no se atreve a afirmarlo categóricamente, pero no tiene dudas de que sin tener en cuenta la identidad sexual del poeta no es posible descifrar su obra. En su último libro, Lorca y el mundo gay (Planeta) se ocupa de esta controversia.

A lo largo de casi 500 páginas, Gibson transita por la -para algunos- espinosa senda que llevó a Lorca de sus tribulaciones juveniles al descubrimiento progresivo de sí mismo y el reflejo que todo ello tuvo en su obra. "No es un libro morboso, pero entiendo que el hecho de la homosexualidad de Lorca ya es molesto. Es evidente que mucha gente preferiría que el mejor poeta de nuestra lengua fuera católico y macho, pero resulta que no le gustaba el Dios del Antiguo Testamento y sentía atracción por los hombres", explica el estudioso, que se ha permitido poner en la contraportada al San Miguel el Alto de Granada -patrón oficioso de los gays de esta ciudad- a modo de provocación. "Dos mil años lleva la Iglesia machacando a las mujeres y a los gays. Es hora de ser combativos, no con los puños y las pistolas, sino con el diálogo".

Gibson recuerda que, mucho antes del 36, en Granada "ya había una guerra civil larvada desde hacía siglos. Cuando matan a Lorca, están también castigando a su padre, que fue alcalde, y a toda la familia", explica. También recuerda el estudioso la reacción furibunda que suscitó el estreno en el año 34 de Yerma, que enervó a la derecha granadina porque "Federico, a diferencia de Azaña o Machado, es republicano, y además revolucionario. Está con todos los que sufren porque conoce el sufrimiento".

Una de las grandes revelaciones de Lorca y el mundo gay es la identificación de los dos únicos amores femeninos del poeta, las dos Marías Luisas, Egea y Natera Ladrón de Guevara, ésta última hasta ahora desconocida por los investigadores. "En sus primeros poemas aparece una figura de trenzas rubias y ojos azules que toca el piano. Ahora sabemos que hubo un encuentro en el balneario de Lanjarón, y que Lorca, romántico con mayúscula, creyó entonces que ese sería su gran amor. A partir de un rechazo, va intuyendo poco a poco que es bisexual, hasta que en una carta a Adrano del Valle se compara con Verlaine. Le dice que la gente cree que él es una rosa muy encarnada, pero se siente por dentro como una azucena con polen amarillo e imposible de regar", apostilla Gibson.

  • 1