Local

Ibarretxe debe pasar página en su consulta

El Lehendakari, Juan José Ibarretxe, acató ayer -como no podía ser de otra manera- la sentencia del Tribunal Constitucional que declara contraria a la carta Magna su consulta popular, pese a que la calificó como un "atropello democrático". Aún así, ha querido persistir en el error al anunciar un recurso ante el Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo...

el 15 sep 2009 / 11:42 h.

El Lehendakari, Juan José Ibarretxe, acató ayer -como no podía ser de otra manera- la sentencia del Tribunal Constitucional que declara contraria a la carta Magna su consulta popular, pese a que la calificó como un "atropello democrático". Aún así, ha querido persistir en el error al anunciar un recurso ante el Tribunal de los Derechos Humanos de Estrasburgo, sumándose a la denuncia planteada por su propio partido, el PNV junto a EA y EB.

Tal y como advirtió ayer la Vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, nadie que respete los procedimientos democráticos, y menos aún el Parlamento Europeo, promoverá un desafío a la legalidad vigente. La aventura de Ibarretxe toca a su fin y urge una reflexión del gobierno vasco sobre el papel que está jugando, motivado más por el temor a perder las elecciones que por la aplicación del sentido común al comprometer recursos públicos en una iniciativa que no tiene ningún sentido ni viabilidad legal tal y como se ha encargado de recordar la justicia.

En ese sentido, las insinuaciones de miembros del ejecutivo vasco sobre la politización de los jueces del TC no viene sino a desacreditar aún más al Gobierno de Ibarretxe, empecinado en una ley vasca totalmente contraria a las reglas del juego político y ciudadano, porque intenta dividir a la ciudadanía vasca con unos planes contrarios a la Constitución española.

Haría bien Ibarretxe en pasar página cuanto antes de este desaguisado y centrarse en gobernar y no en generar división y confrontación desde el poder público. La sentencia del Constitucional ha supuesto el triunfo de la democracia y marca el camino que debemos seguir para la desaparición del terrorismo en nuestro país, que no es otro que la unidad de las fuerzas políticas desde el respeto a nuestra Constitución y al Estado de Derecho. Sólo así el País Vasco será más libre dentro de España. Ésa es la responsabilidad de un Lehendakari.

  • 1