Economía

Iberdrola convertirá El Marquesado en la referencia eólica internacional

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, anunció que la compañía construirá el mayor parque eólico del mundo en Andalucía. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 03:14 h.

Andalucía sigue contando como una pieza fundamental en el engranaje del negocio de las energías renovables de Iberdrola. Su presidente, Ignacio Sánchez Galán, anunció ayer que la compañía construirá el mayor parque eólico del mundo en la región. Estará en El Marquesado (Granada), donde ya tiene una potencia instalada de 200 megavatios (Mw), a los que se sumarán otros 300.

Así lo aseguró el presidente de la eléctrica en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas, aunque no dio plazos concretos para la puesta en marcha de este megaparque, que sumará 500 Mw en El Marquesado, ya que dependerá en gran medida del acondicionamiento de los sistemas necesarios para la evacuación de la energía. Esta cuestión dependerá del Ministerio de Industria, que en la actualidad elabora la planificación del transporte eléctrico hasta 2011, actuaciones que después tendrá que ejecutar Red Eléctrica Española (REE).

"La instalación de El Marquesado superará a la que estamos construyendo en Glasgow", apuntó Galán, que prevé 322 Mw. Actualmente, el parque granadino es el segundo por potencia instalada de España y de Europa, sólo por detrás del de Maranchón (Guadalajara), con 208 Mw instalados, y la compañía sólo posee uno mayor, en EEUU.

En estos momentos, Iberdrola cuenta con una potencia eólica instalada en la comunidad de 400 Mw (lo que supone el 33% del total en la región), por lo que se coloca a la cabeza del mapa de esta renovable en Andalucía, y tiene previsto cerrar 2010 con 840 Mw, sin contar con los 300 Mw que quiere incorporar en El Marquesado. Además, la compañía presidida por Sánchez Galán contempla en su plan estratégico 2008-2010 una inversión de 1.000 millones en la región, de los que 630 irán a renovables.

EDF y Gas Natural. Sánchez Galán insistió ayer en desmentir un encuentro formal con Gas Natural y sus accionistas ante una posible fusión, y no descartó estudiar operaciones de este tipo, siempre y cuando creen valor para la compañía y sus accionistas. "Si hay algún proyecto claro y definido lo estudiaremos, eso sí, siempre que den valor añadido a Iberdrola, que la operación no sea dilutiva ni en beneficio ni en cash flow, que uno más uno sean dos y que aporte solidez financiera", precisó. "Si hay una oferta atractiva es nuestra responsabilidad analizarla, llevarla al consejo y someterla al visto bueno de los accionistas, y a lo mejor alguien pone más", añadió.

En cualquier caso, y tras el interés mostrado en los últimos meses por la compañía por parte de la francesa EDF y por ACS, el presidente de Iberdrola fue tajante: "Si alguien quiere ofertar, que oferte, y si no, que calle, puesto que todo lo demás es ruido y una manera de incurrir en competencia desleal", sentenció. En este sentido, aseguró que sería muy costoso lanzar una opa a Iberdrola, de la que dijo que 100.000 millones sería "una buena cifra" para empezar a hablar, "algo que, desde luego, ACS no podría pagar".

Además, destacó la importancia que 2007 ha tenido para la historia de la compañía, tras la salida a bolsa de su división de Renovables y la integración de Scottish Power. Además, ha acordado la compra de la estadounidense Energy East, una operación que ya ha recibido el visto bueno de todas las autoridades estatales de EEUU menos la de Nueva York, por lo que la española no descarta invertir en otra eléctrica norteamericana si las negociaciones con Energy East resultan fallidas.

  • 1