Deportes

Iborra vivió su partido más emotivo jugando contra el Sevilla

Los caminos de ambos vuelven a cruzarse, ahora por un motivo mucho más feliz que en 2011.

el 16 ago 2013 / 18:55 h.

Vicente Iborra ya es nuevo jugador del Sevilla. Atrás quedan cinco años y medio defendiendo los colores del Levante, donde siempre ha sido uno de los futbolistas más queridos por la afición, por su compromiso y su entrega en el campo. Ahora, el valenciano inicia una nueva etapa en el Sevilla en la que tiene depositada muchas esperanzas. Se da la circunstancia de que Iborra vivió su partido más emotivo precisamente ante el conjunto de Nervión, y por desgracia no por un motivo feliz, sino todo lo contrario: devastador. En diciembre de 2011, la hija de Iborra, Alma, falleció apenas unos días después de haber nacido. Pese a este durísimo golpe, el jugador se entrenó al día siguiente e incluso jugó la segunda parte que enfrentó al Levante y al Sevilla en el Ciutat de Valencia. "Pienso que ha sido un partido muy emotivo, lo que importaba era que el equipo ganase. Necesitaba el cariño de mis compañeros y lo que quería era ayudar al Levante, y gracias a Dios ha sido así. Es de agradecer el cariño de toda la gente. Lo principal era el equipo y a mí me viene bien, a mi familia también", dijo entonces. Una temporada antes, el Sevilla había sido testigo de su reaparición tras un largo tiempo lesionado. Fue en en el Sánchez-Pizjuán. A partir de ese momento, Iborra fue pieza clave en el Levante.    

  • 1