Local

Icomos y Túmbala exigen a Zoido que intervenga y detenga la obra

Si el Consistorio bloquea el proyecto, que ahora cuestiona el PSOE, tendría que pagar 200 millones

el 19 ene 2012 / 22:20 h.

TAGS:

¿Qué hará el Ayuntamiento? ¿Se arriesgará a que en junio la Unesco le pueda quitar el sello de Patrimonio de la Humanidad a la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar, negociará ya un cambio en el proyecto con Cajasol o se armará de valor y paralizará las obras? Por ahora nada se sabe, pero desde la plataforma Túmbala y el propio Icomos se le reclama que intervenga y asuma su responsabilidad.

Eso sí, el rascacielos de Cajasol y el complejo comercial diseñado a sus pies costarán 311 millones de euros y, dado lo ya invertido en la torre de 178 metros, 80 más que la Giralda, si el Ayuntamiento retira la licencia de obra y paraliza el proyecto, Cajasol le reclamaría 200 millones de euros por el lucro cesante. Le exigiría, por tanto, una quinta parte del presupuesto municipal, algo difícilmente asumible en plena crisis. Y es que la entidad financiera tiene todos los permisos y licencias en regla. Así lo ha afirmado hasta la Gerencia de Urbanismo, si bien en los tribunales aún hay abiertos dos contenciosos-administrativos por supuestas irregularidades en su tramitación administrativa.

Así lo recuerdan desde Túmbala. Uno de sus portavoces, Ventura Galera, aseguró ayer que incluso han detectado nuevas irregularidades y que sería una "irresponsabilidad" por parte del Ayuntamiento esperar más. "Es el tercer aviso, lo siguiente es salir de la lista de Patrimonio o estar en la lista negra de Patrimonio en peligro. Ahora el Ayuntamiento tiene razones para sentarse a negociar con Cajasol y dejar el solar como estaba o rebajar el proyecto", defendió Galera tras mostrar su satisfacción con el informe de la misión de Icomos enviada a Sevilla para analizar el proyecto y su impacto. "Aunque sea tarde, esperamos la reacción de la administración porque es triste que la Unesco nos diga lo que tenemos que hacer y la ciudadanía no lo haya visto antes", apostilló.

Víctor Fernández Salinas, miembro del comité de Icomos España recalcó que el nuevo informe ya no es una advertencia secundaria y que las tres administraciones, Estado, Junta y Ayuntamiento tienen que ver si "les interesa o no seguir en la lista de Patrimonio Mundial". "Este informe es ya un descrédito a cómo se gestiona y protege el Patrimonio, pero no hay obligación de estar en esa lista", ironizó. A su juicio, Sevilla está siguiendo el mismo camino que la ciudad alemana de Dresde, excluida de la lista por la construcción de un puente sobre el Elba. "Por un empecinamiento municipal y una inacción de la Consejería de Cultura estamos siguiendo sus pasos y ahora ¿quién pagará para resarcir a Cajasol? En crisis hay que orientar el dinero a los problemas más importantes, así que hay que reflexionar y decidir", sentenció tras añadir que el Estado y la propia Cajasol ya estaban advertidos por la Unesco y, sin embargo, tampoco hicieron nada.

"El Ayuntamiento y la Junta tienen instrumentos urbanísticos para parar la obra, otra cosa es que quieran o no pagar las contraprestaciones", advirtió. Con todo, manifestó que espera que haya un acuerdo y se rebaje la altura. "Se podrían construir -indicó-varios edificios con siete u ocho plantes, que es la altura de referencia en la zona".

Por su parte, el portavoz del PSOE, Juan Espadas, pidió al alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), que se reúna con el presidente de Cajasol, Antonio Pulido, para buscar el "consenso", tras conocerse el informe de Icomos sobre el impacto de la torre Pelli e instó además a analizar el documento de forma "pormenorizada" para averiguar si existe la suficiente justificación técnica". Recomendó "cautela" e indicó que parece que "habría que adecuar el proyecto", el mismo que contó con el apoyo incondicional del anterior Gobierno del socialista Alfredo Sánchez Monteseirín.

  • 1