Local

Ideas con carácter universal

Universidad y energías renovables, dos de los ámbitos con mayor número de patentes

el 21 feb 2010 / 21:20 h.

TAGS:

Una científica del Instituto de la Grasa, ubicado en la capital de Sevilla.

Paneles energéticos que se comportan como girasoles, porterías de fútbol que no vuelcan nunca, innovadores fármacos naturales o una nueva fórmula de combatir el cáncer. Si hay dos sectores en los que se ha experimentado un mayor crecimiento en solicitud de registros industriales, esos han sido el de las energías renovables y el ámbito universitario. El primero casi triplica sus solicitudes en los últimos años, según un estudio de la Oficina Española de Patentes y Marcas, y el segundo registró el pasado año 88 solicitudes.

La apuesta que la comunidad autónoma lleva años haciendo por las energías alternativas como nuevo modelo energético ha impulsado el desarrollo tecnológico de las empresas que operaban en el sector, ha abierto las puertas a más mercados, ayudado al aumento de la competitividad empresarial y, sobre todo, a situar a las firmas andaluzas a la vanguardia del medio ambiente en Europa. De ahí que el registro de la propiedad industrial se haya convertido en una herramienta tan relevante.

Universidades. Lo mismo ocurre con la Universidad. Si antes los investigadores ganaban prestigio por sus publicaciones internacionales, hoy suman a ello el tener patentes registradas. Y es que, desde hace ya algunos años, se está impulsando de manera firme lo que se ha denominado la tercera misión de la Universidad: involucrar a ésta en el proceso de innovación mediante la transferencia de conocimientos y resultados de investigación al sector productivo.

La producción tecnológica en el sistema público de investigación es uno de los indicadores que comienzan a reflejar esta orientación a los fines específicos de la universidad. Según los datos del Citpia, a lo largo del pasado año las universidades públicas andaluzas presentaron un total de 88 patentes nacionales, una cifra que se ha triplicado desde principios de esta década, ya que en el año 2000 las universidades andaluzas registraron 26 patentes.

La Universidad de Sevilla es la que más ha presentado, con 25. Le siguen las universidades de Granada y Cádiz, con 17 y 11 respectivamente. La Universidad de Almería ha registrado 9, las de Córdoba y Málaga, 8 cada una, Huelva, 7, y Jaén, 3. En cuanto a las concesiones, el pasado año se concedieron 73 patentes (correspondientes a las que lo solicitaron en 2007).

La unión de dos mundos. Conocedores de la relevancia de uno y otro sector, el grupo de investigación de la Universidad de Jaén (UJA) Biocombustibles y Sistemas de Ahorro Energético, dirigido por Francisco Alberto Díaz Garrido, decidió adentrarse en el mercado de las energías renovables con dos singulares patentes que suponen un gran paso en este sector. La primera se trataba de un sistema de captación de energía que giraba en torno al sol.

El sistema constaba de dos ejes que permiten aumentar los beneficios un 25% y reducir un 15% los costes actuales. Y es que, hasta hace poco, todos los sistemas de captación de energía solar eran fijos, con lo que el aprovechamiento solar era parcial. Ahora, las empresas que operan en este ámbito pueden obtener mayores beneficios gracias a la investigación, el desarrollo y el producto patentado de este grupo de la Universidad.

No es el único. Otros, como el dirigido por Ana Paula Zaderenko, de la Universidad Pablo de Olavide , también se han decidido a patentar el resultado de sus investigaciones. En este caso en el sector de la biomedicina, en la que han trabajado con nanopartículas de metales nobles (oro y plata) para hacer llegar determinados fármacos a algunos tumores cancerígenos.

Este proyecto, denominado Desarrollo de Nanopartículas para Nuevas Terapias Selectivas Contra el Cáncer, ha contado con el apoyo de organismos como la Fundación Progreso y Salud, de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía.

Son sólo algunas de las ideas protegidas que están exportando a todo el mundo el desarrollo tecnológico y la capacidad de innovación e invención de los andaluces.

  • 1