Local

Iglesia o partido

Los Obispos del Sur, en su comunicado, podían haberse ahorrado rodeos y pedir directamente el voto para el PP. Por coherencia, sin complejos -como diría Aznar- deberían poner publicidad popular en las Iglesias y ceder los púlpitos para sus mítines.

el 14 sep 2009 / 23:17 h.

Los Obispos del Sur, en su comunicado, podían haberse ahorrado rodeos y pedir directamente el voto para el PP. Por coherencia, sin complejos -como diría Aznar- deberían poner publicidad popular en las Iglesias y ceder los púlpitos para sus mítines. No es que extrañe su militancia política pero asombra que, en su afán de disfrazar la verdad, acaben apoyando a un partido que acepta la actual ley del aborto, ya que sólo piden el rechazo a los proyectos de ampliar ese derecho. El PP, prudente por la campaña electoral, dice respetar la Ley de interrupción del embarazo y, aunque dificulten su aplicación, ello debería suponerles la exclusión de las opciones aptas para la jerarquía católica. Pero como no es un consejo moral, sino una consigna, el comunicado afina tanto que acaba dando a entender que los Obispos del Sur aceptan la actual legislación vigente para abortar. Es obvio que no es así, pero la anécdota les quita toda credibilidad cuando insisten en que no piden el voto para un partido.

Tras esta legislatura no cabe duda de que, como diría la copla, "la Iglesia nos quiere gobernar". Tiene un programa y hace oposición. En realidad se presenta a las elecciones, pero no jue-ga limpio. El poder de la Iglesia católica intenta ocultar su militancia partidista y el PP no reconoce la deu-da ideológica que contrae por el apoyo del "aparato Vaticano", que -por cierto- en España está costeado por todos. Esta Iglesia-Partido es un retroceso respecto a la que, en la Transición, renunció al poder político usurpado en la dictadura. Y ahora, la falta de honestidad, contamina su derecho a opinar.

Inés Alba es periodista

  • 1