Local

Igualdad sólo para quien se lo crea

Aunque pase desapercibido, les debo recordar que tenemos la exclusiva de contar con un Ministerio para la Igualdad, que cuenta con una dotación presupuestaria considerable, que desde luego entendería por bien destinada si se empleara en erradicar reales e indeseables situaciones...

el 15 sep 2009 / 11:19 h.

Aunque pase desapercibido, les debo recordar que tenemos la exclusiva de contar con un Ministerio para la Igualdad, que cuenta con una dotación presupuestaria considerable, que desde luego entendería por bien destinada si se empleara en erradicar reales e indeseables situaciones de discriminación.

Mas lamentablemente no ocurre así, pues estamos en plena tendencia a fomentar más desigualdad, amparada en una totalitarista concepción de género, que además nos cuesta el dinero. Ya se sabe que donde existe desigualdad se genera injusticia, lo que, cómo no, provoca resentimiento, odio y violencia. Y es que la verdad oficial que se nos vende no coincide con la verdad social auténtica que se solapa. Las mentiras no se convierten en verdades por mucho de repetirlas, aun cuando se consiga el efecto perverso de calar en la conciencia de una sociedad indolente, que termina por asumirlas.

Este verano me entero con indignación que se rechazan las solicitudes de subvención por el nacimiento de un hijo, cuando la madre es extranjera y no han transcurrido dos años desde su residencia legal en España, aun cuando el padre sea español viejo y pague sus impuestos. Por el contrario si el niño nace de madre española, también de raigambre y abolengo nacional, el padre puede ser quien sea y venir de donde venga, tener o no papeles, que ella sí tendrá derecho a esa percepción.

Lo mismo en el caso de adopción por una pareja de homosexuales, pues en su caso pueden elegir quien hará el papel de madre. Un ejemplo más de esa falsa igualdad, de esa gran mentira políticamente correcta, que institucionaliza la discriminación del varón heterosexual por el mero hecho de serlo, comenzando por su principal papel de padre. Lo malo es que muchos que no han sufrido las consecuencias de ese maltrato público, lo ignoran y se acomodan a la versión oficial. Espero que ese efecto hipnótico no dure demasiado.

  • 1