Local

Igualdad teme que la endogamia entre inmigrantes oculte el maltrato

La mujer china asesinada en Granada se confirma como primera víctima de la violencia de género este año. Estaba embarazada y tenía otro hijo con su pareja, que hoy pasa a disposición judicial y con el que regentaba la tienda en la que se produjo el crimen.

el 14 ene 2011 / 20:34 h.

TAGS:

La mujer fue asesinada en la tienda que regentaba junto a su pareja.
Una macabra coincidencia, o quizás un signo ante el que estar alerta, ha hecho que la última víctima de la violencia machista en Andalucía el año pasado y la primera de este 2011 compartan la nacionalidad china. Ayer se confirmó que W.L., de 29 años, con un hijo de seis años y embarazado de otro, es la primera víctima de la violencia de género en Andalucía este año y la segunda en España. Su pareja, también de nacionalidad china y con quien regentaba una tienda de golosinas en Granada en la que se produjo el asesinato, fue detenida en el local ensangrentado y con heridas en las manos tras las llamadas a la Policía de varios vecinos que escucharon golpes y gritos.

 

Los malos tratos no entienden de raza o nacionalidad y, de hecho, las autoridades que trabajan contra esta lacra social reconocen la especial vulnerabilidad de las inmigrantes. Si en general la denuncia es un paso difícil para todas las víctimas -sólo dos de las 17 asesinadas el año pasado en Andalucía habían denunciado-, en el caso de las inmigrantes, si están en situación irregular, el miedo se agudiza por el temor a su expulsión del país al descubrirse su estancia ilegal. Sin embargo, la denuncia deja en suspenso el proceso de expulsión hasta que exista una sentencia judicial y la reforma de la Ley de Extranjería del año pasado determinó que las mujeres extranjeras que denunciaran obtendrían un permiso temporal de residencia y trabajo. Además, en 2009, el Gobierno puso en marcha un plan específico de información y ayuda a este colectivo.

La consejera de Igualdad, Micaela Navarro, informó de que W.L. nunca había denunciado malos tratos y por tanto no tenía orden de alejamiento ni ninguna otra medida cautelar de protección. Además, víctima y agresor (X.L., de 32 años), tenían la documentación en regla y residían de forma legal en España, según confirmó la Subdelegación del Gobierno en Granada.
Aunque la investigación sigue abierta, las primeras pesquisas policiales apuntan a que la mujer recibió varios golpes en el cráneo con una losa de mármol localizada en el interior del establecimiento. El detenido pasará hoy a disposición judicial.

El año pasado, cuatro de las 17 mujeres asesinadas en Andalucía eran extranjeras, lo que representa el 23%, si bien a nivel nacional esta cifra se eleva al 35% con 29 víctimas inmigrantes de un total de 73 (ayer el Ministerio elevó de 71 a 73 el balance global tras sumar dos casos que estaban en investigación). La última víctima mortal en Andalucía también fue una mujer china encontrada muerta el 8 de diciembre en una nave de un polígono industrial de Málaga perteneciente a un negocio regentado por ciudadanos chinos.

Sin embargo, son los dos únicos casos de violencia machista entre chinos de los últimos años. El resto de víctimas extranjeras registradas en Andalucía fueron sobre todo latinoamericanas y también magrebíes o del Este. Sólo dos de las 1.200 víctimas protegidas en casas de acogida el año pasado eran chinas. La consejera de Igualdad recordó que los servicios de atención a mujeres maltratadas disponen de traductores en más de 30 idiomas, incluido el chino, si bien reconoció que "hay cierta retracción por parte de estas mujeres".

En la comunidad china, la solidaridad de grupo funciona especialmente y aunque Navarro consideró "perfecto que cualquier comunidad étnica, religiosa o de cualquier otro tipo sirva para ayudarse entre ellos", criticó que, en determinadas ocasiones, "termine por ahogar a una persona que realmente necesite ayuda en un momento puntual en el que sufre violencia de género".

La reacción institucional y ciudadana ante el primer caso de violencia machista de 2011 en Andalucía, tras un año trágico en el que la cifra de muertes se disparó, no se hizo esperar y ayer mismo se celebraron sendas concentraciones ante el Ayuntamiento de Granada, presidida por el alcalde, y la sede de los sindicatos. Manifestaciones que también se celebraron en Torrecaballeros (Segovia) en repulsa por la mujer asesinada junto a su hijo en la madrugada del miércoles al jueves, cuyo agresor se suicidó.

  • 1