Local

Ikea rechaza el recorte de su proyecto que plantea el PP

el 19 oct 2011 / 16:55 h.

TAGS:

Urbanismo acuerda con los propietarios de los suelos de San Nicolás Oeste, donde Ikea quiere abrir su segunda tienda en Sevilla, recortar la edificabilidad y la multinacional sueca no sabe nada. De hecho, rechaza cualquier cambio en su proyecto. "No es válido otra cosa que no sean 149.000 metros cuadrados de edificabilidad en una superficie de 250.000 metros cuadrados", apuntó ayer el portavoz de Ikea, que dijo desconocer los detalles del Plan Parcial aprobado ayer por el consejo de gobierno de la Gerencia.

La multinacional de origen sueco insiste en su apuesta por Sevilla, pero mantiene que no cambiará su "hoja de ruta" porque tienen un contrato firmado desde enero de 2010 con los propietarios del suelo para hacer un proyecto "que es el que es". "Los promotores del suelo nos tendrán que decir si el proyecto es viable o no, porque después de año y medio tienen que aclararlo ya", apostilló el portavoz de la compañía tras pedir que se cumpla lo acordado.

¿Y si no es viable? Entonces Ikea se replanteará el proyecto en Sevilla, si bien "ahora no contemplamos otra alternativa distinta a la incluida en el acuerdo de hace año y medio", señalan. "No nos planteamos otro proyecto", recalcan. Y es que su compromiso con Sevilla es claro, pero con las condiciones planteadas desde el principio.

Sin embargo, Urbanismo y los dueños del suelo pactaron un Plan Parcial del terreno que reajusta el proyecto para cumplir el PGOU y resolver las ilegalidades detectadas. Según lo aprobado, el suelo podrá albergar el gran centro comercial que Ikea quiere ubicar junto a su tienda con una edificabilidad superior a la prevista inicialmente, pero sin rebasar los límite del PGOU: en vez de los 149.000 metros cuadrados que demanda Ikea, la multinacional se tendrá que conformar con 123.730 (25.270 menos), una cifra que supone, no obstante, un incremento de 16.000 metros cuadrados respecto a la previsión inicial. Con todo, la aprobación provisional quedó condicionada a la presentación de un nuevo documento que contenga ciertas correcciones, por ejemplo, para subsanar el "exceso" de 0,10 metros cuadrados en la "edificabilidad total" de los servicios terciarios compatibles con el uso de gran superficie que permite el PGOU.

Y pese al rechazo de Ikea al recorte, el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, aseguró ayer que el entendimiento entre la multinacional y el Consistorio es "total" y que las negociaciones son "muy fluidas".

Por su parte, el portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, arremetió ayer contra la actitud "aventurera" del alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), de "variar el PGOU sin contar con el informe de sus técnicos". "El gobierno municipal negó la existencia del informe de técnicos de la Gerencia contrario a los 149.000 metros de edificabilidad, pero ahora, no sólo reconoce que existía, sino que va en el expediente del plan parcial", criticó.

  • 1