lunes, 19 noviembre 2018
01:16
, última actualización
Local

Ikea recorta su proyecto pero no podrá construir sin la SE-35

Urbanismo admite un aumento de edificabilidad pero veta elcentro comercial con la actual red viaria

el 18 oct 2011 / 21:35 h.

TAGS:

Los propietarios de los suelos en los que está proyectada la segunda tienda de Ikea han reajustado su proyecto para cumplir el PGOU y resolver las ilegalidades detectadas por la Gerencia de Urbanismo y puestas por escrito en un informe fechado en marzo de 2011. El resultado es que han conseguido para el gran centro comercial, que Ikea quiere ubicar junto a su tienda, una edificabilidad superior a la prevista inicialmente en San Nicolás Oeste pero sin rebasar los límite del documento marco urbanístico: en vez de los 149.000 metros cuadrados que se han demandado durante años, la multinacional sueca se tendrá que conformar con 123.730, una cifra que supone, no obstante, un incremento de 16.000 metros cuadrados respecto a la previsión inicial.

¿Y cómo se autoriza este aumento? El Plan parcial cambia la ficha del PGOU de San Nicolás Oeste que pasa de tener 219.574 metros cuadrados para uso terciario a contar con 252.510 -un 15% más-. De esta forma, el límite del 49% que se puede destinar a gran superficie comercial se eleva y pasa de los 107.591 que estaban autorizados hasta ahora a 123.730 metros cuadrados.

Pero pese a este reajuste, el problema para la implantación de la tienda no está resuelto: su instalación puede suponer una media de 126.077 viajes semanales por sentido en vehículo privado. Una cifra inaceptable para la actual red de comunicaciones y que conduce a los técnicos de Urbanismo a condicionar el desarrollo de la zona a la construcción de dos tramos de la SE-35, los que enlazan la autovía A-4 con la variante de la A-92 y con la Ronda Supernorte SE-020. El informe urbanístico advierte de que esta situación no está resuelta, hasta el punto de que el diseño presentado en el plan parcial no coincide con el proyecto de la SE-35 redactado por la Gerencia de Urbanismo: "la adaptación del enlace la deberá pagar el promotor del plan parcial". Además, deberá estar sujeta a informes de Fomento y de la Junta de Andalucía, ya que la nueva ordenación viaria afecta al tramo de la A-8008 entre Aeropuerto Viejo y al enlace de la A-4 con los viarios urbanos de las calles Secoya y Taiwan. Y queda, sobre todo, por aclarar la gran incógnita: ¿Quién asume el coste de los tramos obligatorios de la SE-35?

Mientras estos problemas no se resuelvan, y no se presente un plan económico para la infraestructura viaria, el proyecto de la tienda de Ikea y de la gran superficie comercial que lleva aparejada no podrá salir adelante. La red viaria se saturaría de realizarse como está planteado. Según el informe se prevén que cada semana 113.071 coches con clientes accedan al centro comercial, cifra a la que hay que añadir otros 2.351 de empleados de la zona. En total, serán 126.077 desplazamientos semanales. "Sin la SE-35 -plantean los técnicos de Urbanismo- toda la conexión a la red exterior se realizaría por un único punto (...) Es imposible asumirlo con la actual capacidad".

  • 1