Local

‘Il Cavaliere’ se aferra al sillón

Berlusconi niega que vaya a dimitir mientras que Italia, cada vez más cerca del rescate, se hunde en los mercados de deuda.

el 07 nov 2011 / 16:44 h.

TAGS:

La caída de Roma se acerca y, con ella, la de su primer mandatario, Silvio Berlusconi. A pesar de que ayer no cesaron los rumores de que Il Cavalieri iba a dimitir de un momento a otro, al final el protagonista de la historia salió al paso para desmentir que se fuera a marchar por la puerta de atrás. "Quiero ver la cara de quien intenta traicionarme", dijo al más puro estilo siliciano, en referencia a la fuga de diputados que ha sufrido su partido Pueblo de la Libertad durante los últimos días. Según informaba la prensa italiana, otros 20 diputados estarían estudiando abandonar la formación y crear un nuevo grupo, dejando a la mayoría del Gobierno bajo mínimos.

Esta revuelta situación política acompañaba a la económica, sobre todo después de que el ministro de Finanzas transalpino, Giulio Tremonti, advirtiera durante la cumbre del G-20 -en el que Roma se puso en manos de FMI y UE- de la pasada semana a Berlusconi de que ayer sería un "desastre" en los mercados si no dimitía. Al cierre de la jornada, con Il Cavaliere al cargo, el coste de la deuda italiana estaba algo más cerca del nivel que obligó a la Eurozona a rescatar a Grecia y Portugal. Así, el bono italiano a 10 años alcanzó un máximo desde la entrada del euro del 6,66% frente al 6,37% anterior. De este modo, se acercó peligrosamente al nivel del 7% que provocó la puesta en marcha de un rescate para Grecia, Portugal o Irlanda.

Mientras, la prima de riesgo de Italia, que se mide con el diferencial entre el bono nacional a 10 años y el alemán del mismo plazo, rondaba los 490 puntos básicos, lo que supone también el máximo histórico.

En este contexto, las bolsas cerraron la sesión en rojo, continuando así en la caída en barrena de la pasada semana. El Íbex se dejó un 1,4%, hasta los 8.476 puntos, mientras que el Dax de Fráncfort hizo lo propio (0,63%), así como el Cac de París (0,64%). Eso sí, la Bolsa de Milán nadó a contracorriente al ganar un 1,32% alentada por los rumores de dimisión de Berlusconi, a pesar de que éste salió a la palestra para negarlo.

El Gobierno del controvertido político y empresario italiano sigue "trabajando por Italia" y confía en superar la moción de confianza a la que se someterá hoy en el Parlamento a las medidas de ajuste acordadas con la Unión Europea, pero si esto no ocurriera acudiría a los ciudadanos para que se pronunciaran en las urnas. Así lo indicó el ministro para la Aplicación del Programa, Gianfranco Rotondi, a la salida de una reunión mantenida con Il Cavaliere en su residencia de Arcore, cerca de Milán. "Seguimos trabajando en las recetas justas, estamos tranquilos y seguimos nuestro trabajo", afirmó Rotondi a la prensa, después de los rumores.

"No es cierto que en el Partido de la Libertad se esté considerando otro gobierno que no sea este", aseguró Rotondi, después de que la prensa haya afirmado que en la formación se estaría discutiendo la posibilidad de que Berlusconi dimita tras la moción de confianza y se forme un nuevo gobierno. "El PDL es un partido libre y soberano, puede formar gobiernos con o sin Berlusconi, pero siempre y cuando pasen por el veredicto de los ciudadanos", añadió el ministro, quien subrayó que Berlusconi fue elegido por los ciudadanos y si perdiera su mayoría "es a ellos a los que volverá la palabra".

No obstante, Rotondi se mostró "optimista" respecto a la posibilidad de superar hoy la moción de confianza, pese a que en los últimos días varios diputados del PDL hayan abandonado sus filas.

Mientras tanto, el 75% de los italianos rechaza la acción del Ejecutivo liderado por el primer ministro, Silvio Berlusconi, de acuerdo con un sondeo publicado ayer, mientras que su socio de coalición, la Liga Norte, habría exigido al Cavaliere su dimisión, según informó la prensa italiana.

Ante esta situación, los países de la Eurozona no lograron su propósito de acelerar el refuerzo del fondo de rescate hasta alcanzar una potencia de 1 billón de euros, que tiene como objetivo frenar el contagio de la crisis griega a España y sobre todo a Italia, debido a la resistencia de los países emergentes a contribuir a estos rescates de la UE. El comisario europeo de Asuntos Económicos, Olli Rhen, instó a Italia a jugar "al catenaccio" (estilo de fútbol muy defensivo) en materia de consolidación fiscal.

  • 1