Cultura

Ilusión al alcance de todos

De todos los profesionales que integran el universo escénico, la figura del titiritero es, probablemente, la más romántica. Y es que nadie como este personaje para representar historias y sueños para niños y mayores. (Foto: Antonio Acedo)

el 15 sep 2009 / 04:41 h.

De todos los profesionales que integran el universo escénico, la figura del titiritero es, probablemente, la más romántica. Y es que, nadie como este fabuloso personaje para representar historias y sueños que hacen felices a niños y mayores. Pudimos comprobarlo, dentro del marco de La XVIII Feria Internacional del Títere, el pasado domingo, en el remodelado paseo de la Alameda de Hércules.

Unas enormes nubes negras amenazaban con abortar las representaciones previstas para ese día pero, por fortuna, los títeres no se amilanaron y, a tenor de las risas y las caras de ilusión y felicidad de nuestros peques, les ganaron el pulso al cielo. Abrió la jornada la sevillana compañía Flahs Teatro con el malísimo Mishu-Mishi, el ratón Rica-Ric y la ratona Rac-Rac que, al hilo de su particular y divertida aventura, aprovecharon para enseñar a los niños el valor de la generosidad y la amistad. Para ello pusieron en marcha un magistral y exquisito juego donde los muñecos cobran una vida propia que les permite incluso interactuar con sus manipuladores.

Incidiendo en los valores que había querido transmitir, la actuación finalizó con el anuncio de la próxima, a cargo de Los Titiriteros de Binéfar, de Aragón, que nos trajeron una deliciosa y libre versión de la leyenda del dragón y la princesa que, además del teatro de títeres, recopila las técnicas tradicionales de la literatura de cordel medieval.

Así, estos juglares titiriteros, con su música en directo, sus preciosos muñecos y sus entrañables cachivaches, consiguieron embelesar a los niños y sus padres e implicarlos hasta el punto de hacerles decidir el final del espectáculo que, como cabía esperar, resultó tan mágico como emotivo.

Aunque la propuesta más emocional estuvo a cargo del, Poema para jugar a las Casitas, con el que la también sevillana compañía Escenoteca, invadió el corazón de los niños dando vida en sus particulares casitas los poemas de nuestros más insignes poetas como Machado, Juan Ramón Jiménez, Lorca y Alberti. Todo un lujo sin duda al alcance de los niños sevillanos que continuará durante toda esta semana en la Sala Cero y el Teatro Alameda, además de la sala La Fundición, donde se programa un ciclo de títeres para adultos.

  • 1