Deportes

Ilusión y desilusión

el 17 dic 2012 / 10:00 h.

Son sólo tres las letras que hay entre ilusión y desilusión que hacen que pasemos de un excelente estado anímico, de euforia, al pesimismo más absoluto. Exactamente eso fue lo que ocurrió el pasado sábado en el Ramón Sánchez-Pizjuán, cuando el sevillismo vivió esa circunstancia después de un excelente primer tiempo del equipo, con buen fútbol, dos balones a la madera y un buen manejo del partido, para pasar al desconcierto y convertirse, todo lo que fueron virtudes, en defectos en el segundo tiempo, y que desembocaron en una dolorosa derrota frente al rival regional, el Málaga Club de Fútbol.

¿Qué explicación tiene este comportamiento del equipo que dirige Míchel? Cuestiones futbolísticas aparte, entre ellas los fallos puntuales en jugadas clave y decisivas de sus centrales. Spahic ante Demichelis en el córner e indecisión del portero Diego López, en la jugada del primer gol, más la lentitud del defensa Federico Fazio ante Joaquín en el penalti y expulsión que dio paso al segundo gol del equipo visitante. Añadan algo tan evidente como son las caras tan dispares que ofrece el Sevilla de Míchel en cuanto juego y comportamiento del equipo en partidos que están en la mente de todos. Agudizado en este frente al Málaga, porque se produjeron en cada tiempo del partido y que a la postre llevaron al Sevilla a una cruenta derrota contestada rotundamente por la grada.

La cara mala del equipo de Míchel está apareciendo con demasiada frecuencia durante la presente temporada y los objetivos están tan lejanos como casi imposibles.

Resultado aparte, los momentos en la sociedad sevillista son complicados. Cuando los puntos se alejan y el equipo no funciona está en peligro hasta el apuntador. Los nervios y la división en la afición llegan en el momento más inoportuno, porque quien tiene la posibilidad de revertirlo, el equipo con victorias, es el que crea mayores dudas. Busquen la fórmula de remar todos en la misma dirección porque es la única que podrá llevar la nave a buen puerto.

En esta fórmula televisiva que el operador, con su ordeno y mando, ha impuesto de jugar la jornada escalonada de viernes a lunes, hoy le toca al Real Betis cerrar la jornada ante el Celta en el estadio de Balaídos. Interesante encuentro porque el Celta de Vigo hace un fútbol atractivo para el espectador y el Betis está en un magnífico momento de juego y resultados que le tienen vivo en la Copa del Rey arriba en la Liga.

  • 1