lunes, 10 diciembre 2018
14:00
, última actualización
Local

Imprevisible Betis

el 02 abr 2012 / 07:48 h.

TAGS:

La justicia está para la aplicación de los jueces y por Dios, para los creyentes. En otros órdenes de la vida sus apariciones son caprichosas, aleatorias y hasta veleidosas en muchos de sus casos. En fútbol, la justicia no existe. Sólo el marcador final de un partido imparte esa justicia final de los puntos, a los que se llega por muchos y complicados vericuetos que a veces hacen extraño el resultado final. El Real Betis Balompié SAD es un auténtico especialista en esta cuestión a lo largo de su centenaria historIa.

Había sido esta pasada semana muy convulsa para Pepe Mel y sus futbolistas. Demostración palpable en los resultados ante Espanyol y Racing, en casa, amén de la visita de los que mandan al vestuario. Preocupación por la posición en la tabla y una recta final que parecía tener poca garantía por el comportamiento del equipo. Encima una salida a Málaga, equipo lanzado en busca de Champions con magníficos resultados de partidos anteriores. Pues bien, en un encuentro en el que el Betis no tuvo las virtudes que se le suponen en juego y ataque, sacó un rendimiento excepcional a sus escasas llegadas con los goles de Rubén Castro y Dorado y vio cómo entre Fabricio y los desaciertos de los malagueños alcanzaba, al final, una victoria de esas que se llaman clave en la recta final.

Con sólo dos victorias más para asegurarse cualquier eventualidad, el Betis habrá salvado la temporada y cerrado ese amplio debate sobre Pepe Mel y la garantía que tiene esta plantilla para jugar en Primera división. El fútbol es tan grande que es capaz de llevarnos a resultados y situaciones imprevisibles. Repito que el Betis es especialista en ellas. Su entrenador, que tiene a una gran parte de la afición con él, sabrá conducir la nave a puerto teniéndola en la misma bocana, pero una vez amarrada y puestos los pies en tierra es cuando hay que saber abordar el futuro. Por los que mandan y por los que están obligados a cumplir los objetivos. Poner piedras en el camino y sembrar discordias no favorece en ninguna sociedad que se precie. La polémica siempre existirá. Diría que hasta es saludable, porque no olviden que están hablando de fútbol y de un equipo llamado Real Betis Balompié.

  • 1