Local

Imprevisiones en el Metro

La Cámará de Cuentas de Andalucía ha hecho público un informe que deja en mal lugar la responsabilidad de la unión de empresas (UTE) formada por Dragados, Sacyr y Gea-21 en la gestión de las obras de la línea 1 del Metro de Sevilla.

el 15 sep 2009 / 06:36 h.

La Cámará de Cuentas de Andalucía ha hecho público un informe que deja en mal lugar la responsabilidad de la unión de empresas (UTE) formada por Dragados, Sacyr y Gea-21 en la gestión de las obras de la línea 1 del Metro de Sevilla.

El órgano fiscalizador sostiene que se detecta una "inadecuada previsión" de unos trabajos cuyo final se atisba para otoño del presente año, fecha en la que entrará en funcionamiento este sistema de transporte, por cierto, sin la estación de la Puerta de Jerez ni las cuatro últimas paradas de Montequinto.

La Cámara hace hincapié en las numerosas tareas en las que "sin aparente justificación" se han alargado demasiado las obras de remate y finalización y recuerda las 21 modificaciones presupuestarias que han elevado el coste del proyecto de los 428 millones presupuestados en su inicio a los 530 actuales. El informe pone ejemplos tales como que el mismo día en el que debía empezarse la obra en el puente de hierro de San Juan se paralizaron los trabajos para confirmar su tesis.

Desde luego, está a la vista de todos que algo ha pasado, más allá de que la Junta hubiera decidido sobre la marcha la ampliación de la línea o que reclamase en su momento mayores medidas de seguridad. El Metro se tenía que haber inaugurado hace 25 meses, pero aún no hay una fecha concreta de apertura, más allá de la alusión otoñal.

La complejidad y envergadura de la obra permite comprender algunas de estas dilaciones, pero no estaría de más que la Junta hiciese examen de lo ocurrido y que este ejercicio autocrítico se trasladase a unas empresas cuya eficacia gestora ha sido cuando menos dudosa. La construcción de la línea 1 no pasará a la intrahistoria de la ciudad como un ejemplo de previsión, pero al menos deberá servir de referente para la construcción del resto de las líneas. Es lo menos que se merecen los ciudadanos.

  • 1