viernes, 19 abril 2019
21:12
, última actualización
Local

Impuestos para afrontar la crisis

PSOE e IU mantienen su modelo de congelación de los tributos locales frente a la bajada que propuso el PP

el 30 oct 2009 / 21:03 h.

TAGS:

Gregorio Serrano y Nieves Hernández confrontaron sus posturas en el Pleno municipal.

Los tributos no bajarán en 2010. La propuesta de agresiva rebaja fiscal planteada por la oposición fue tumbada por los dos socios de Gobierno. El problema, su coste: 37 millones de euros según el Gobierno local -cifra que coincide con la difundida el jueves por este periódico- y 19 según el PP, que ayer sí admitió que su plan tenía una importante repercusión en las arcas municipales.

Entre aspavientos del PP y grandilocuentes palabras de Torrijos -que llegó a ser reprendido por la presidenta del Pleno, Rosamar Prieto-Castro, especialmente vehemente tras las críticas que recibió en la última sesión- en el Pleno de ayer se presentaron dos modelos distintos. El de la oposición exigía una rebaja con el objetivo de aliviar a los comercios y a las familias asfixiadas por la crisis que obligaría a un importante reajuste de las cuentas municipales. El de PSOE e IU se presentó como todo lo contrario, como resumió el propio alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín: "La derecha quiere menos impuestos y que el que no tenga se lo pague de su bolsillo; y la izquierda quiere mantener los tributos para que a quien no tenga dinero se le ofrezcan todos los recursos".

Para el PP, con Gregorio Serrano como portavoz, ante la crisis hay que rebajar los tributos. Y para frenar su repercusión en las arcas municipales, ya muy deterioradas, basta con "evitar el despilfarro de gastos". Para el PSOE en cambio un descenso de los tributos supondría en la práctica "poner en riesgo la estabilidad presupuestaria y los servicios esenciales municipales", en palabras de la delegada de Hacienda, Nieves Hernández. Una postura similar expresó el portavoz de IU, Antonio Rodrigo Torrijos: "El Consistorio debe seguir cubriendo los servicios públicos y los ingresos son cada vez más bajos. La política fiscal cumple una función, no se trata de un afán recaudatorio".

La edil defendió su propuesta, aprobada ayer con los votos de PSOE e IU: congelar los tributos. Una congelación, eso sí, matizable en el caso del IBI, el tributo que representa la mayor parte de los ingresos municipales. No sube el tipo impositivo que fija el Ayuntamiento, pero sí el valor catastral que establece el Estado. El resultado es que los recibos de los ciudadanos se encarecerán un 10%. Y de ahí la diferencia de cifras entre PSOE y PP. Los socialistas atribuyen a la propuesta de la oposición una reducción de ingresos de 16 millones de euros por querer bajar el IBI el próximo ejercicio. Para la oposición, en cambio, reducir un 10% el tipo impositivo simplemente supone dejar las cosas tal y como están. No se ingresaría más, pero tampoco menos.

Con los datos y los dos modelos sobre la mesa, PSOE e IU, por un lado, y el PP, por otro, se esforzaron por llevar cualquier debate al extremo ideológico. "Ustedes representan el comunismo, que sólo ha traído pobreza y destrucción al planeta -le espetó Serrano a IU- y es una irresponsabilidad dejar en sus manos políticas económicas". Y Torrijos respondió: "Son prácticas franquistas. El peor sistema, el que ha traído destrucción y hambre es el capitalismo". Y en medio, entró el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, con un apoyo a IU no exento de crítica: "Déjenlos -en referencia a sus socios-. Son sólo tres, no son tan importantes y se lo van a creer. Vengan a por nosotros y hablemos de igual a igual".

Bajada del IBI al 10% de las familias numerosas. Las bonificaciones en los tributos locales siguen siendo una práctica minoritaria en la ciudad. De las 17.000 familias numerosas que se estima que hay en Sevilla, sólo 1.848 han solicitado este año una reducción en el Impuesto de Bienes Inmuebles, lo que representa en torno al 10%; mientras que 3.363 familias residentes en VPO han tenido reducciones este ejercicio de acuerdo al compromiso de que durante los tres primeros años abonen sólo el 50% del tributo. Entre las dos medidas suman 960.383 euros, que el Ayuntamiento ha dejado de ingresar, a los que habría que añadir las reducciones que reciben aquellos hogares que instalen placas de energía solar.

Aunque la Delegación de Hacienda no aportó datos ayer, su incidencia es mínima, y de hecho en 2008 sólo se beneficiaron 5 personas de este tipo de reducciones. Las cantidades facilitadas por Hacienda representan un sensible incremento respecto al ejercicio anterior: en torno a un 15%. El número de familias beneficiadas ha subido un 26% –de 1.464 a 1.848–, aunque el número de dueños de VPO beneficiados ha bajado –de 3.875 a 3.363–. Estas bonificaciones se basan en un cuadro en el que se relacionan los valores catastrales de las viviendas y el número de hijos del hogar en cuestión. El Gobierno local dejará esta tabla prácticamente igual que en el ejercicio anterior, mientras que el PP volvió a reclamar una revisión de este cuadro que beneficie a las viviendas con un mayor valor catastral, especialmente a las de más de 90.000 euros.

PSOE e IU rechazaron esta propuesta y acusaron al Partido Popular de beneficiar a las rentas altas. Sí se introdujo una enmienda, a partir de una propuesta del PP, que permite a parados sin otros ingresos, a empresarios autónomos con problemas de liquidez y a personas jurídicas con falta de liquidez solicitar una prórroga tributaria para poder acceder a las distintas bonificaciones en el IBI que se establecen en la normativa. 

  • 1