Local

In medio virtus

A estas alturas no hay que teorizar sobre el centro para saber que hay un espacio electoral fronterizo entre la derecha y la izquierda. No hay ideología de centro pero sí existe una actitud centrista en un segmento determinado del electorado.

el 15 sep 2009 / 00:50 h.

A estas alturas no hay que teorizar sobre el centro para saber que hay un espacio electoral fronterizo entre la derecha y la izquierda. No hay ideología de centro pero sí existe una actitud centrista en un segmento determinado del electorado. Cuando más se eche uno para la derecha más grande se convierte el espacio que deja en el centro y que se decantará por el adversario que ocupe ese espacio hacia la izquierda. No vale proclamarse de centro para serlo. Algunos lo son por fuera pero rascas y aparece la derecha que llevan dentro. Y como la moderación y lo que se ha venido en llamar la derecha civilizada son conceptos difusos, la gente juzga a los conservadores por varios parámetros que los identifican. Por ejemplo, muchos de los suyos están diciendo reiteradamente que les gusta Gallardón que no es un rojo peligroso precisamente. Quitarlo de en medio ha sido la respuesta.

La derecha clásica española lleva soñando durante décadas con un vuelco electoral que les dé una mayoría aplastante. Pero las urnas les dicen una y otra vez que su espacio es más pequeño y que las oportunidades de gobernar dependen de su capacidad de ganar el voto fronterizo con el partido socialista. Y para ganar ese voto hay que defender ideas también fronterizas con los valores de la socialdemocracia. No se puede pretender gobernar en España con un discurso cuartelero, llenito de mensajes que produzcan repelús y que sintonice con esa España no deseable.

Abogado

crosadoc@gmail.com

  • 1