Inaugurado el mayor parque de Castilleja de la Cuesta

Las Civilizaciones ocupa 32.000 metros cuadrados en los límites con el Carambolo

el 14 oct 2009 / 18:57 h.

Inauguración ayer del parque de las Civilizacioens

Deporte y ocio y esparcimiento para todas las edades en un entorno natural dentro del pueblo. Ése era el objetivo del Ayuntamiento de Castilleja de la Cuesta cuando firmó hace casi tres años un acuerdo con la Junta de Andalucía para poner en marcha el que hoy es el mayor pulmón de la villa con 32.000 metros cuadrados de superficie, en el límite del municipio con la vecina Camas, y que contó con un presupuesto de casi 1,5 millones de euros cofinanciados por ambas administraciones, al 30% y el 70%, respectivamente.

Esta proximidad es la que le da nombre: parque de las Civilizaciones "porque es una área muy próxima al Carambolo, donde los tartesios estuvieron asentados y lógicamente viene por esa trayectoria cultural de los antepasados del territorio", según afirmó el alcalde, Manuel Benítez (PSOE), tras acompañar en el descubrimiento de la placa conmemorativa al consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Espadas.

El parque está dividido en dos partes bien definidas a ambos lados de una calle: la primera destinada especialmente a los mayores, con máquinas para hacer deporte y un recorrido empinado entre olivos -"la cuesta viene bien para hacer ejercicio", comentó la veterana María Jesús Goncet- y la segunda, con una amplia zona de juegos infantiles y de ocio y esparcimiento, como la gran pradera de césped que ayer, hasta una hora antes del estreno, cuidaban al detalle.

Con esa antelación llegaron hasta las instalaciones un buen número de mayores -la mayoría mujeres- que participan en las clases de gimnasia. Entre ellas estaba Maruja, que a duras penas se ponía la camiseta blanca conmemorativa encima de la que llevaba agobiada por el calor. Y como ella, pero sentadas en la sombra viendo cómo las autoridades conocían el recinto, Ana, Josefa, María José, Paqui, Rosario, Ángeles y Eva, que presumían de parque y de monitor, David, "es buenísimo".

Sólo a pocos metros, los niños de la guardería municipal -y algunos más pequeños- disfrutaban rodando por un castillo hinchable o antes, en la puerta del parque, moviéndose al compás de la charanga. Tras el día de fiesta ahora sólo queda cuidar el parque y en eso están todos comprometidos.

  • 1