Vecinos de Estepa queman las casas de un clan al que acusan de una ola de robos

Tras la concentración por los hurtos de ‘Los chorizos’ varias personas asaltaron y saquearon sus pisos. Durante la protesta, los manifestantes acusaron a los agentes de la Guardia Civil de pasividad. (VÍDEO Y FOTOS)

el 05 jul 2014 / 17:55 h.

Columna de humo provocada tras prender fuego a una de las viviendas. Foto: El Correo Columna de humo provocada tras prender fuego a una de las viviendas. Foto: El Correo La noche ha sido tranquila en Estepa, según la Policía local, tras los incidentes que se vivieron ayer. La Guardia Civil se mantiene en alerta en la localidad para evitar nuevos altercados. Los estepeños se tomaron este sábado la justicia por su mano. «La Fuenteovejuna del siglo XXI». Así denominaban algunos la actuación vecinal que tuvo lugar en el municipio sevillano donde, tras una concentración para protestar contra una fuerte oleada de robos, un grupo de personas prendió fuego a una de las casas de los presuntos autores. El clan conocido como 'Los chorizos' lleva tiempo «cometiendo hurtos impunemente en la localidad», asegura José Fernández, vecino de Estepa. Por eso, ayer se convocó espontáneamente una manifestación en la glorieta de La Mantecadera, a la que acudieron, según fuentes de la Guardia Civil, unas 400 personas para protestar «ante la pasividad del Ayuntamiento». Una concentración que no contaba con la autorización pertinente y que desembocó en graves disturbios cuando varios vecinos acudieron a asaltar y quemar las casas de los presuntos ladrones. El Ayuntamiento hizo un llamamiento a la calma y pidió a la población «confianza en la justicia» para evitar que estos actos violentos ocurran en las calles de una ciudad que «nunca ha sido protagonista de actos de este tipo». El pasado viernes, el Consistorio informó de que se había convocado una Junta de Seguridad Local urgente para adoptar medidas ante «la avalancha de actos delictivos ocurridos últimamente» y aseguró no hacer «oídos sordos al clamor popular» aunque pidió «calma». En esa reunión se acordó reforzar la presencia policial en la zona y mejorar la coordinación entre los diferentes cuerpos de seguridad para una acción más efectiva. Además se instó a la población a denunciar los robos de locales y viviendas siguiendo el protocolo ordinario. Vecinos recuperando las pertenencias sustraídas. Foto: El Correo Vecinos recuperando las pertenencias sustraídas. Foto: El Correo Pese a ello, los vecinos, «hartos de la situación», decidieron actuar por su cuenta y convocaron ayer por las redes una concentración no autorizada en la que se vivieron momentos de tensión con los agentes de la Guardia Civil, a quienes echaron en cara su pasividad ante los hurtos perpetrados por este clan. El ambiente se fue tensando hasta el punto de que varios vecinos se dirigieron hacia las viviendas en las que residen los miembros del clan de Los chorizos, unas casas que, según Fernández, «han sido ocupadas por ellos dándoles una patada a la puerta, porque son viviendas embargadas por los bancos». Así, algunos vecinos llegaron a asaltar e incendiar las casas situadas en el número 2 de la calle Antonio Machado y en el 21 de la calle Federico García Lorca, ambas en la conocida barriada de Los Poetas. Fuentes municipales informaron de que también fueron asaltadas otras viviendas en las calles Badolatosa, Hornillos, Cuesta y Dehesa. Durante el asalto, algunos vecinos saquearon el interior al ver sus pertenencias sustraídas, entre ellas televisores de plasma o máquinas de coser, según afirmó José Fernández, quien denunció que el llamado clan de Los chorizos es muy numeroso, y «no tiene reparo alguno» a la hora de robar en domicilios particulares, comercios, vehículos o incluso en el mobiliario público. A pesar de la violencia desatada, todas las viviendas estaban vacías en el momento del asalto, por lo que no hubo que lamentar daños personales ni enfrentamientos entre los manifestantes y los miembros del clan al que los estepeños culpan de la oleada de robos que ha desatada la ira en el municipio. No obstante, ante la gravedad de los incidentes, la Guardia Civil desplegó un dispositivo especial permanente con una docena de patrullas, a las que se añadieron efectivos de la Policía Local y Nacional, quienes procedieron a precintar las casas afectadas. .

  • 1