Local

Incentivo docente necesario

El Gobierno de Manuel Chaves quiere afrontar cuanto antes una urgente mejora de la educación en los centros escolares de Andalucía. De ahí que pretenda poner en marcha cuanto antes el denominado Programa de Mejora y Calidad de Rendimientos Educativos que apuntala a la muy avanzada -según reconoce el propio ministerio- Ley de Educación de Andalucía.

el 14 sep 2009 / 20:44 h.

El Gobierno de Manuel Chaves quiere afrontar cuanto antes una urgente mejora de la educación en los centros escolares de Andalucía. De ahí que pretenda poner en marcha cuanto antes el denominado Programa de Mejora y Calidad de Rendimientos Educativos que apuntala a la muy avanzada -según reconoce el propio ministerio- Ley de Educación de Andalucía.

La mayor novedad de este programa radica en que contempla un seguimiento de los resultados educacionales de cada centro y una evaluación de los profesores. Para evitar miedos o inhibiciones de éstos, ante la reciente normativa que debe lograr un salto cualitativo de los rendimientos escolares, la acertada fórmula elegida contempla compensarles económicamente. Todos ellos cobrarán un incentivo de siete mil euros brutos, cantidad que recibirán a lo largo de los próximos cuatro años. Y aunque la primera de las pagas extra de 600 euros será recibida por el colectivo antes de cualquier evaluación de sus resultados, la iniciativa debe servir de motivación para que todos se sumen al proceso, porque sin su apoyo la iniciativa estaría condenada prácticamente al fracaso.

Andalucía, además, no es ajena a la dificultad y desgaste que hoy sufren los profesores en los colegios, especialmente en las enseñanzas medias. El sueldo que reciben tampoco les permite muchas alegrías económicas por lo que un pequeño incentivo como el que ahora recibirán era casi necesario. Asumida esta realidad también la Consejería de Educación refuerza con ello su legitimidad para pedir cuentas a profesores y centros escolares cuando el periodo de implantación del programa concluya dentro de cuatro años. Ese mayor seguimiento positivo de los colegios no puede estar reñido con las singularidades de cada uno de ellos. Cada centro parte de una situación distinta y Educación debe analizar la evolución de cada uno también por separado. Pero todo el profesorado sufre problemas casi idénticos y ese esfuerzo suplementario merecía por justicia una compensación igualitaria que no saldrá gratis.

  • 1