Local

Indonesia calcula "miles" de muertos tras sufrir otro terremoto en Sumatra

El Gobierno confirma más de 770 fallecidos y 2.400 heridos y sigue buscando a las miles de personas que siguen atrapadas entre las ruinas.

el 01 oct 2009 / 19:57 h.

TAGS:

Miles de personas continuaban ayer atrapadas en los edificios derrumbados en la isla indonesia de Sumatra por el terremoto que ocurrió el pasado miércoles y que el jueves tuvo una réplica de 6,8 grados. La cifra de muertos oficiales asciende a más de 770 y hay más de 2.400 heridos.

La ministra del ramo, Siti Fadillah Supari, señaló que la cifra definitiva de víctimas mortales será de "miles" debido a "la magnitud de los daños". En este sentido también se pronunció el ministro de Bienestar Social, Aburizal Bakrie, que comparó "el daño" infligido por este temblor con el de gran terremoto del año 2006 en Yogyakarta, en la isla de Java, en el que murieron cerca de 6.000 personas.

Las autoridades calculan que varios miles de personas han quedado sepultadas bajo los escombros de los cientos de casas que se derrumbaron en Padang y Pariaman, las urbes más afectadas, y su esperanza de sobrevivir dependerá de la rapidez del rescate. En las zonas más remotas y de difícil acceso habrá otras varias decenas de muertos que añadir a la lista final, según los cálculos de los expertos. Los trabajos de salvamento son lentos y laboriosos, ya que, en gran medida, se realizan a mano ante la imposibilidad de utilizar de momento maquinaria pesada.

El primer secretario de la Embajada de España en Yakarta , Antonio García, aseguró a Efe que todos los españoles residentes en la zona afectada están bien, a pesar de que aún quedan varios que se encontraban de tránsito a los que no han conseguido contactar.

Los equipos de rescate operaron ayer desde primera hora de la mañana en la región, rescatando personas atrapadas, recuperando cadáveres y repartiendo 20.000 equipos de emergencia con tiendas de campaña, ropa de abrigo, medicinas y alimentos. Además, Sanidad ha enviado ocho toneladas de medicamentos, ocho toneladas de comida para bebés, tiendas, 630 sacos de dormir y un equipo médico formado por 200 especialistas. Miembros del Equipo de Respuesta Rápida del Centro Nacional de Gestión de Desastres (BNPD), el Ejército, la Policía y personal médico colaboran en las tareas, a las que se pueden unir unidades de emergencias de otros países así como organizaciones no gubernamentales (ONG).

Las réplicas. En Pariaman y Padang, varios miles de personas pasaron la noche al raso por temor a las réplicas, siguiendo las instrucciones del Gobierno. La que sí ocurrió tuvo su epicentro a 225 kilómetros al sureste de Padang. Ambas ciudades amanecieron ayer sumidas en el caos y entre escombros, con centenares de construcciones derrumbadas, entre viviendas, bloques de oficinas, centros comerciales, hoteles, mezquitas y edificios públicos, como el Ayuntamiento de Padang y el Parlamento local.

Los supervivientes tuvieron que hacer cola durante horas para obtener bienes básicos, como comida o gasolina. Las líneas de teléfono y las comunicaciones por internet de Padang han vuelto a funcionar, aunque siguen siendo inestables.

Muchos de los cadáveres se trasladaron al hospital Mohamad Jamil, donde se comenzaron a formar montones con las bolsas de restos mortales. A pesar de la instalación de once hospitales de campaña, los centros médicos se encontraban saturados y fueron incapaces de atender, por la falta de electricidad, medicinas y medios, a las numerosas víctimas.

El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, visitó ayer Padang, donde se registraron 376 de los 529 muertos, para evaluar los daños, al tiempo que aprobó una partida de 17,8 millones de euros en ayudas directas.

  • 1