Economía

Indra no instalará en Aerópolis el centro productivo que comprometió

El impulso que la Consejería de Innovación pretendía dar para cubrir uno de los mayores déficit de la industria aeronáutica andaluza se desinfla. La Junta anunció por todo lo alto la implantación de Indra en Aerópolis para actuar como empresa tractora, pero las expectativas no se han cumplido. (Foto: Antonio Acedo).

el 15 sep 2009 / 03:20 h.

El impulso que la Consejería de Innovación pretendía dar para cubrir uno de los mayores déficit de la industria aeronáutica andaluza, muy focalizada en la ausencia de ingenierías potentes, se desinfla. La Junta anunció por todo lo alto la implantación de Indra -firma de referencia- en Aerópolis para actuar como empresa tractora, pero las expectativas no se han cumplido.

En noviembre de 2005, el consejero de Innovación, Ciencia y Empresa, Francisco Vallejo, firmaba un convenio marco de colaboración con la empresa Indra que, entre otras cosas, recogía la apuesta firme de esta empresa para suplir una de las mayores carencias de la industria aeronáutica regional, en materia de ingeniería y actividad de alto valor añadido. Una de las formas de hacerlo era mediante su presencia física en Sevilla, concretamente en el parque diseñado exclusivamente para el sector, Aerópolis, desde donde colaborar estrechamente con firmas tecnológicas locales.

Sin embargo, dos años y medio después de ese compromiso, no se ha plasmado en la realidad, y eso a pesar de que se habló de cifras muy concretas: un centro productivo que generaría 25 millones de euros de negocio y que supondría la creación de un centenar de puestos de trabajo.

Según ha podido saber este periódico de fuentes cercanas a Indra, el proyecto estaba condicionado a un contrato -por el que la empresa pujaba- para equipar la línea de montaje final del avión de transporte militar A400M, que el próximo martes se mostrará a la prensa internacional, junto al aeródromo sevillano.

Sin atar. Lo que ocurre es que finalmente la empresa de ingeniería no ha logrado hacerse con esa adjudicación, lo que le ha obligado a "reconsiderar" los ambiciosos objetivos fijados inicialmente. Las fuentes consideraron que, en este caso, no se siguió la estrategia que suele ser habitual en Indra, de política de hechos consumados, es decir, anunciar los contratos o adjudicaciones una vez que están bien amarrados. En este sentido, otras fuentes apuntaron que el momento en el que se hizo el anuncio coincidió con el boom de la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa para "fomentar la creación de un tejido empresarial andaluz con una componente de innovación fuerte".

Pero además de esta circunstancia, también concurrió que, al poco tiempo de la firma entre la Junta e Indra, comenzaron a destaparse los primeros problemas en el seno de EADS, que desembocaron finalmente en el retraso del calendario previsto para sus programas, lo que ha afectado directamente a las grandes y pequeñas empresas que tienen en el consorcio europeo a uno de sus clientes de referencia.

Sea como fuere, fuentes de la compañía, que reconocieron la situación de "parón" en el proyecto concreto de Aerópolis "por causas mayores", apuntaron que desde el pasado mes de enero tienen alquilados 200 metros cuadrados en el parque aeronáutico para instalar sus oficinas y una parte técnica, que está a falta de las correspondientes licencias para "entrar a trabajar". Y, además, quisieron dejar claro que, pese a estas interferencias, mantienen su apuesta por Andalucía.

Así pues, Indra, que sí se adjudicó otro contrato de EADS-CASA, el relativo al radar de alerta temprana del avión y, más recientemente, el simulador de vuelo para el A400M, desarrollará estos trabajos -y los que surjan- en el parque aeronáutico de La Rinconada.

  • 1