Local

Industria propone minimizar la subida de la luz en octubre

El Gobierno plantea a la CNE no tocar la única parte del recibo que puede fijar

el 16 sep 2010 / 19:09 h.

TAGS:

En pleno debate sobre qué ocurrirá finalmente con el pacto de Estado en materia de energía que el Gobierno suscribió en julio pasado con el PP, y que éste supedita a la congelación de la factura de la luz en octubre -fecha de la próxima revisión-, el Ministerio de Industria ha propuesto a la Comisión Nacional de la Energía (CNE) no subir los peajes de acceso, que es la única parte del recibo que fija el Gobierno, según el documento remitido al regulador energético al que tuvo acceso Efe.

Este planteamiento abre la puerta a que la factura para los hogares y pymes acogidos a la tarifa eléctrica de último recurso (TUR) -que es la que tiene la práctica totalidad de los clientes domésticos- no se encarezca en la revisión del próximo mes o a que la subida no sea "significativa", según señalaron fuentes del sector consultadas por Efe.

Los peajes o tarifas de acceso remuneran costes regulados del sistema eléctrico, como las primas a las renovables, el transporte o la distribución, y las pagan todos los consumidores de electricidad.

En el caso de la TUR, a la que pueden acogerse usuarios con potencias inferiores a los 10 kilovatios (hogares y pymes), los peajes constituyen uno de los componentes utilizados para su cálculo, junto a los impuestos y al precio de la energía, que se determina mediante subastas.

Está previsto que la próxima se celebre el 21 de septiembre y, aunque los precios se esperan al alza, su repercusión en la factura no será sustancial, según las fuentes consultadas.

En el documento remitido a la CNE, Industria propone mantener las tarifas de acceso a las redes de transporte y distribución que entraron en vigor el 1 de julio, tanto para los grandes consumidores como para los usuarios domésticos.

Días antes de esa fecha, el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, anunciaron que habían acordado no aplicar la subida de la luz prevista para julio, lo que obligó al Ejecutivo a mantener o incluso bajar los peajes en contra de su propuesta inicial.

Desde julio de 2009, la única herramienta que permite al Gobierno jugar con el precio de la luz son los peajes, pues la otra parte del recibo depende del coste de la energía en el mercado mayorista eléctrico (pool) o del resultado de las subastas (Cesur).

El Gobierno y el PP acordaron congelar la tarifa eléctrica para buscar un pacto de Estado en materia energética que, entre otras actuaciones, conllevará la revisión de todos los costes que soporta el sistema eléctrico.

Respecto a la repercusión que tendrá sobre el déficit de tarifa la congelación de los peajes en octubre, Industria considera que, si los precios aprobados en julio se aplican en los dos últimos trimestres del año, no se superará el límite de 3.000 millones de euros fijado para 2010.

No obstante, añade el texto, si se recogieran los extracostes del régimen especial (renovables y cogeneración) o se reconociera el coste de distribución sí podría superarse dicho umbral de déficit (que surge porque los ingresos obtenidos por el recibo no cubren todos los costes del sistema).

Esto conllevaría una subida de peajes de entre el 55% y el 77% para la alta tensión (grandes consumidores) y de entre el 82 y el 115% para los pequeños usuarios (hogares y pymes), dependiendo de los escenarios. En el caso de la TUR, este incremento supondría un repunte de entre el 44% y el 56%.

Hasta ahora, la revisión de los peajes era semestral, pero antes del verano el Ejecutivo modificó la normativa para que pueda hacerse trimestralmente.

  • 1