viernes, 16 noviembre 2018
05:52
, última actualización
Local

Infraestructuras. Sin rastro de las promesas faraónicas

La campaña del 25-M esquiva los grandes proyectos porque Andalucía es un mapa de obras paralizadas o inacabadas por los recortes e impagos

el 19 mar 2012 / 20:19 h.

TAGS:

Un maquina retira el cierre a uno de los tuneles en la Autovía del Mediterráneo (A-7). / Efe

En esta carrera hacia la Junta, los partidos no se mojan con las infraestructuras. Es una campaña sin promesas faraónicas. Las grandes obras públicas, señuelo electoral de otros tiempos, no aparecen en los programas ni en los discursos de los candidatos. El ministro de Economía acaba de anunciar otro recorte del 40% este año. En Andalucía, desde que la comunidad quedó sumida en la crisis, la inversión pública se ha desplomado un 41% para sostener las políticas sociales. El antídoto a este hundimiento era la cofinanciación, dar entrada al capital privado para financiar los proyectos, pero esta fórmula ha fracasado por el cierre del crédito.

El sector de la construcción soporta el tridente recortes-reprogramación-impagos que ha dejado en la cuneta a miles de trabajadores y llevado a la quiebra a muchas empresas. Andalucía es un mapa de obras inacabadas o paralizadas. En el limbo han quedado promesas como la de conectar todas las capitales andaluzas por AVE en 2012, el segundo puente de Cádiz -que Fomento acaba de posponer a 2013- o el impulso a los metros.

El Gobierno andaluz tiene claras sus prioridades. Si no hay dinero, hay que damnificar las infraestructuras. Frases como "la inversión en obra pública puede esperar, la social, no" o "Andalucía tendrá menos carreteras pero mantendrá sus hospitales, colegios o dependencia", dichas por dos consejeras, lo demuestran. En el lado opuesto se sitúan los constructores y todos los que dependen del sector, duramente azotado por la crisis, que insisten en que si no se invierte en obra pública, el paro no remontará. Cuando los recursos parecían ilimitados, algunas de las obras prometidas por los partidos fueron más políticas que necesarias. Ahora eso es impensable. El último ejemplo es el anuncio del alcalde de Córdoba y número uno del PP por la provincia, José Antonio Nieto, de enterrar el Palacio de Congresos, un proyecto encargado a Rem Koolhaas, premio Pritzker -nobel de la arquitectura- de 79 millones.

Muchas obras importantes se han quedado por el el camino. La mayoría se incluía en el Plan de Infraestructuras y Transportes de Andalucía 2007-2013 (Pista) que la Junta acaba de posponer diez años. El PSOE apuesta por dar continuidad al Pista y el PP propone elaborar un nuevo documento "fiable", además de un calendario de pago a proveedores e impulsar la entrada de capital privado en las infraestructuras públicas. Este es el repaso por algunas de las promesas incumplidas:

Carreteras

El principal proyecto de infraestructuras por carretera de España, el más costoso con una inversión de 300 millones, es el segundo puente de Cádiz. Iba a ser el broche de oro en la conmemoración del Bicentenario de la Constitución de 1812 pero no estará, como muy pronto, hasta 2013. Lo anunció la semana pasada la ministra de Fomento, Ana Pastor. El desarrollo de esta obra ha sido muy polémico. Los recursos dependen de Fomento y los impagos, que nunca se han reconocido oficialmente, han paralizado los trabajos en varias ocasiones. La morosidad del Ejecutivo central y las dificultades de las obras han puesto en jaque a una de las infraestructuras básicas para la vertebración andaluza: la A-7 a su paso por la costa granadina. La autovía está proyectada desde hace 20 años, pero ahora mismo solo hay dos tramos en ejecución. Otras carreteras afectadas por los recortes son la autovía del Almanzora, la del Olivar o la de Iznalloz-Darro.

Ferrocarriles

La promesa de conectar a través del AVE todas las capitales andaluzas en 2012 se ha aplazado sin fecha. El AVE no llegará a Cádiz en el aniversario de La Pepa y el de Huelva ni siquiera se ha comenzado. La Andalucía oriental acumula más retraso aún. La conexión directa de alta velocidad de Sevilla a Antequera (Málaga), que luego continuará a Granada y Málaga, tiene sus obras paralizadas. Y ni que decir tiene del AVE a Jaén.

Metros y tranvías

Las redes de metros de Sevilla, Málaga y Granada acumulan serios retrasos. Además, cuatro proyectos tranviarios -el de la Bahía de Cádiz, Alcalá de Guadaíra, Dos Hermanas y el del Aljarafe (Sevilla)- están paralizados o ni siquiera se han empezado. El de Vélez-Málaga o el de Jaén directamente se han metido en un cajón por su inviabilidad. Algunos de los alcaldes de estas localidades admiten ahora que sus municipios no necesitan un tranvía.

Obras Públicas: Cuatro consejeros en cuatro años

El baile de consejeros en Obras Públicas, cuatro en cuatro años, es una de las principales causas que dan los sindicatos y empresarios a la falta de continuidad de los programas en infraestructuras. Critican que cada vez que llegaba un responsable político, priorizaba un asunto distinto o cambiaba la interlocución con los agentes socioeconómicos. Tras las elecciones andaluzas de 2008, Mar Moreno se convirtió en la consejera de Obras Públicas, pero duró solo tres meses porque se fue a la ejecutiva federal del PSOE, a la Secretaría de Política Local y Autonómica. El gaditano Luis García Garrido la sustituyó, pero cuando José Antonio Griñán sucedió a Manuel Chaves en la presidencia de la Junta fichó en abril de 2009 a Rosa Aguilar, entonces alcaldesa de Córdoba por IU, para este puesto. En octubre de 2010, Aguilar abandonó el Gobierno andaluz para formar parte del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero. Se encargó hasta las elecciones generales del 20 de noviembre, ganadas por el PP, del Ministerio de Medio Ambiente. La Consejería de Obras Públicas quedó en manos de Josefina Cruz. Tras las próximas elecciones autonómicas del 25-M se verá quién ocupa este cargo y por cuánto tiempo.

  • 1