Local

Ingresa en prisión el atracador tiroteado en Santa Clara

La defensa del presunto atracador, ha recurrido la orden de prisión incondicional por entender que se trata de un "agravio comparativo y trato desigual" respecto al dueño de la vivienda.

el 08 jul 2014 / 10:38 h.

TAGS:

El presunto atracador que el pasado 21 de junio fue alcanzado en la pierna por el disparo de un hombre a quien intentó robar en su vivienda ha ingresado en la cárcel, tras ser dado de alta en el hospital donde además le localizaron otra bala que tenía alojada en el abdomen desde tiempo atrás. Fuentes del caso han informado hoy a Efe de que el hospital Virgen del Rocío ha dado el alta al detenido y la Policía que lo custodiaba lo trasladó de inmediato a la cárcel, en cumplimiento de la orden dictada por la juez de instrucción 12 de Sevilla. La defensa del presunto atracador, E.M.J., de 26 años, ha recurrido la orden de prisión incondicional por entender que se trata de un "agravio comparativo y trato desigual" respecto al dueño de la vivienda, que quedó libre bajo fianza de 12.000 euros, según las fuentes. Sostiene la defensa del presunto atracador que el dueño de la vivienda, R.V.Q., de 38 años, fue imputado de un delito de homicidio en tentativa, cuya pena aparejada es de cinco a diez años de cárcel, y el robo en tentativa que se imputa al encarcelado quedaría en una pena de un año y nueve meses. El suceso ocurrió a las 9 de la mañana del 21 de junio, cuando el atracador penetró en una vivienda de la barriada sevillana de Santa Clara y amenazó a sus ocupantes, entre los que había varios menores de edad que se refugiaron con su madre en un cuarto de baño. El dueño de la vivienda forcejeó con él y fue herido de arma blanca en el muslo, pese a lo cual persiguió al atracador con un rifle y le alcanzó en la parte posterior de la pierna. La defensa entiende que el dueño de la vivienda disparó al atracador cuando estaba de espaldas y posteriormente, cuando ya estaba herido y montado en su vehículo, recibió cuatro disparos más que alcanzaron a la parte trasera del coche. Por ello, cree que existió "un claro peligro" para la vida de su cliente y que dichos disparos eran "absolutamente innecesarios pues el presunto autor se marchaba del lugar y, en consecuencia, ningún peligro corrían los moradores de la vivienda". Los dos hombres fueron detenidos en el mismo lugar de los hechos, el dueño de la vivienda fue puesto a disposición judicial y E.M.J. fue trasladado al hospital Virgen del Rocío, donde las pruebas médicas detectaron otra bala que tenía alojada en el abdomen desde tiempo atrás. El presunto atracador alega haber sufrido un agravio comparativo y un trato desigual porque el delito de homicidio "atenta contra la vida de las personas, mientras que el delito robo atenta al patrimonio".

  • 1