Local

Ingresa en prisión la mujer condenada por agredir a una concejal del PP en Lizartza

La mujer condenada por agredir con un palo a la concejal del PP en el Ayuntamiento de Lizartza Begoña Pereira en 2007, a la salida de un acto religioso oficiado en la ermita de esta localidad guipuzcoana, ingresó ayer en la cárcel de Martutene para cumplir la condena de 4 años de prisión que le fue impuesta.

el 16 sep 2009 / 08:02 h.

TAGS:

La mujer condenada por agredir con un palo a la concejal del PP en el Ayuntamiento de Lizartza Begoña Pereira en 2007, a la salida de un acto religioso oficiado en la ermita de esta localidad guipuzcoana, ingresó ayer en la cárcel de Martutene para cumplir la condena de 4 años de prisión que le fue impuesta.

Así lo han informado a Efe fuentes penitenciarias, que han señalado que Consuelo Agirrebarrena ha ingresado en prisión después de que el pasado 7 de julio el Tribunal Supremo rechazara el recurso que interpuso contra la sentencia dictada en 2008 por la Audiencia Provincial de Guipúzcoa, que le impuso, además de la pena de cárcel, una multa de 1.800 euros por un delito de atentado a la autoridad.

Los hechos ocurrieron sobre las 20:45 horas del 6 de septiembre de 2007 cuando la acusada, junto a un grupo de entre 20 y 40 personas "que exhibían ikurriñas y pancartas reclamando el traslado de presos vascos a Euskal Herria", fue a la ermita de la Virgen del Sagrario "con el fin de oponerse" a la presencia de concejales del Ayuntamiento en el acto religioso.

Al salir los ediles del templo, los integrantes de dicho grupo comenzaron a proferir insultos y gritos como: "perros, fascistas, fuera de aquí", al tiempo que se acercaban "en actitud agresiva" a los concejales.

Las autoridades, protegidas por sus escoltas, se dirigieron a sus vehículos aparcados en las inmediaciones de la iglesia, donde los manifestantes formaron un tumulto y algunos de ellos golpearon con el mástil de la bandera que portaban en el vehículo de la concejal Begoña Pereira y golpearon con sus manos en los vehículos.

La sentencia explica que la acusada "dirigió" el palo de la pancarta que esgrimía contra dicha concejal con intención de agredirle cuando ésta intentaba subirse "apresuradamente" a su coche, si bien su escolta consiguió desviar el golpe, de forma que la procesada sólo consiguió rozar una ceja a la edil.

  • 1