Inician las obras de restauración para devolver el esplendor a la Casa Surga de Utrera

Los trabajos permitirán consolidar la fachada de esta antigua casa-palacio del siglo XVIII

el 26 ago 2014 / 13:52 h.

Fachada de la Casa Surga, que en la actualidad está apuntalada. Foto: S. Criado Fachada de la Casa Surga, que en la actualidad está apuntalada. Foto: S. Criado Desde hace demasiados años, la fachada de la Casa Surga se mantiene en pie gracias a los apuntalamientos que le fueron instalados debido a su mal estado. Esta imagen va a llegar a su fin, con el inicio de los trabajos de rehabilitación, que se prolongarán a lo largo de los próximos ocho meses. La restauración de este inmueble de 1783 ha estado en el foco de las desavenencias entre el Ayuntamiento de Utrera y Aguas del Huesna en los últimos tiempos. Lejos de rehabilitarla por parte de este organismo y abrirla como sede central del Consorcio de Aguas del Huesna como era su compromiso, el edificio ha sido olvidado hasta que el alcalde utrerano, Francisco Jiménez, amagó con abandonar la empresa pública. De haberse producido, dicha entidad habría corrido serio peligro, ya que Utrera es el municipio de mayor tamaño de cuantos están integrados en ella, lo que mermaría notablemente la posibilidad de servicios que se ofrecerían al resto de poblaciones. Tras varias reuniones, ahora se inician por fin unos trabajos que van a permitir recuperar la fachada de esta antigua casa-palacio, declarada Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento histórico y catalogada con categoría B en el Plan Especial del Conjunto Histórico utrerano. Los trabajos de restauración consistirán en el desbroce de la vegetación existente en el interior del edificio; el desmontaje de la cubierta, colocando una estructura nueva sobre la que se reutilizarán las tejas existentes; la consolidación del muro perimetral; la sustitución de los forjados de las plantas primera y segunda por elementos de la misma tipología (madera); y la consolidación estructural de la cimentación. Aunque se efectuará el enfoscado de la fachada, parte de ella quedará a la espera de un estudio detallado, pues se han detectado posibles estucados y pinturas al fresco que desean conservarse y que requieren un análisis pormenorizado. La Casa Surga posee unos valores patrimoniales y artísticos de primer orden, aunque el abandono al que ha sido sometida desde hace décadas la ha dejado en un estado de conservación lamentable. De hecho, este recinto ha sido víctima del expolio y del deterioro, llegando hasta un punto de ruina casi total. Construida por Francisco Fernández de Abauza, según el estilo barroco sevillano, se trata de un edificio digno de protección «por el interesante trazado de su planta y por el patio con sus arcos y columnas, portada, colección de puertas, el mirador», recoge el decreto que describe al inmueble como BIC. Cuando el Huesna se hizo cargo de la gestión del servicio de agua en Utrera adquirió el compromiso de restaurar este monumento, para lo que incluso llegó a redactar un proyecto y a liberar una partida económica de unos cuatro millones de euros. Sin embargo, de aquello jamás se supo nada, pese a que en 1994 ya se hablaba de rehabilitar este destacado edificio patrimonial. Aquel edificio estaba llamado a ser la sede central del Consorcio de Aguas del Huesna, quedando recogido en el propio contrato por el que se adjudicó la explotación del servicio de aguas, que obligaba a la empresa Aguas del Huesna a instalarse en Utrera. De hecho, cuando se planteó el arreglo del edificio, se habló del trasladar los 200 empleados de la empresa y del Consorcio, así como de implantar la oficina de atención al abonado del municipio. La restauración de dicha casa-palacio ha sido uno de los objetivos que el alcalde utrerano, perteneciente al Partido Andalucista, se marcó para el presente mandato, algo que parece que empieza a dar sus frutos tras el convenio que alcanzó con Aguas del Huesna y el comienzo de esta primera fase de restauración, que permitirá que la fachada del inmueble no se desplome, evitando así el actual peligro de derrumbe en el que se encuentra. Ante el comienzo por fin de los trabajos, la alcaldesa accidental, María Dolores Pascual, ha mostrado su satisfacción «por ser una obra muy esperada por todos los ciudadanos, fruto de mucho trabajo y larguísimas negociaciones con el Huesna por parte de Francisco Jiménez».

  • 1