Local

Inicio emocionado de domingo

el 15 sep 2009 / 01:51 h.

TAGS:

La salida de la hermandad de La Paz se llenó ayer de emoción y de nombres propios, de los que están y de los que se fueron, del hermano número uno, José Zambrano -que tiene 82 años- que una vez más abrió las puertas del templo, y del pequeño nieto del hermano mayor, José Viota, de seis meses y de nombre Nicolás, que fue uno de los protagonistas más fotografiados de la primera salida del Domingo de Ramos.

Las lágrimas se vieron caer de las mejillas de los hermanos cuando el capataz Antonio Santiago dedicó la primera levantá del Cristo "por los niños que están en el cielo", como en la dedicatoria al periodista Raimundo de Hita, en el recuerdo al hermano recientemente fallecido Pepe Córdoba y en la mejilla del nieto de Manolo Santiago, aquél que llamó a los costaleros del Señor de la Victoria Legionarios del Porvenir y que impulsó las cuadrillas de hermanos. Su hijo y su nieto siguen su estela siempre mandando los pasos que salen desde San Sebastián.

También fue el día del general jefe de la Fuerza Terrestre, Virgilio Sañudo, que por primera vez actuó como hermano mayor honorario, tocando el martillo del palio en su primera levantá. Sañudo, que acudió al templo junto a su madre, reconoció estar "muy contento y emocionado. Es un honor para mí", afirmó este santanderino que llegó a Sevilla el pasado mes de septiembre sustituyendo en su cargo al general Pitarch.

El jardín que rodea la iglesia es el lugar en el que se forma la cofradía. Por allí los ciriales que llegan desde la casa hermandad se cruzan con los hermanos, enfermos o mayores, que cuentan con un espacio reservado frente a la puerta. Todo está listo cuando a las 12.55 horas se abren las puertas y el sol en pleno se refleja en la cruz de guía. Ya comienza la Semana Santa y en el mismo instante empieza a acabar.

Paso rápido de los primeros tramos para que apenas diez minutos después el misterio comience a revirar para encararse con la puerta de salida. Huele a incienso dulce. El paso bajo el dintel con una imagen que nos lleva hasta el NODO, a los años 40, cuando el Señor llevaba esta túnica bordada y ese mantolín. Una imagen evocadora que siempre lleva cierta polémica. Lo cierto es que a la imagen de Antonio Illanes le sienta bien.

Otra novedad ayer fue la escolta en ambos pasos de un escuadrón de ingenieros, con sus trajes de gala de 1813, bayonetas incluidas. Un rasgo más de la vinculación de la cofradía con el ejército desde su fundación.

El Señor se aleja por Río de la Plata y Brasil y la luz nívea de la Virgen de La Paz comienza a bajar del altar, casi volcado el palio en su rampa, para enfilar la puerta de salida. Antes, un banderín señala que "El fruto de la Victoria de Cristo es la Paz".

En la presidencia del paso coincidieron ayer el hermano mayor de La Paz y el de la hermandad del Rocío de Sevilla Sur. La Virgen sale muy poco a poco y el aire se llena de suspiros cuando la Agrupación musical de Santa Ana le toca la marcha real. Ayer la banda estrenó dos marchas para la Señora, La Paz en el parque -compuesta por Paco Lola y regalada por el restaurante La Raza por su 75 aniversario- y Reina del Porvenir, de Juan Carmona. Lluvia de pétalos en el atrio y la emoción por su barrio. Sevilla recogió el testigo para arropar a la Virgen blanca del Porvenir.

  • 1