Local

Inquietud en Haití por el aumento de las enfermedades respiratorias

Ya han llegado a Puerto Príncipe los primeros militares españoles.

el 30 ene 2010 / 20:28 h.

TAGS:

Saqueadores se llevan un frigorífico de una tienda de electrodomésticos.

Tras el terremoto de Haití se han disparado las infecciones respiratorias debido a que miles de personas viven en la calle, según el Gobierno -cerca de un millón, calcula la Organización Mundial de la salud-, respirando polvo y expuestas a los cambios de temperatura.

Pero a pesar de esta crítica situación, el ministro haitiano de Sanidad, Alex Larsen, dijo que su Gobierno tiene controlada la situación sanitaria del país "en un 90%" y aseguró no estar preocupado por la aparición de epidemias. En declaraciones a Efe, Larsen afirmó que la situación es satisfactoria en lo referente a los cuidados médicos, y que la principal preocupación de su Gobierno es el estado del alcantarillado y las aguas usadas en los miles de campamentos surgidos espontáneamente para albergar a los damnificados por el terremoto del pasado día 12.

Sin embargo, todavía no hay motivos para preocuparse por las infecciones intestinales, subrayó, pese a las advertencias lanzadas por los médicos de varios hospitales de que comienzan a ver un alarmante número de diarreas. Larsen subrayó que, desde el punto de vista sanitario, es partidario de reubicar a los desplazados en nuevos campamentos dotados de servicios de saneamiento, con una red de agua corriente y de aguas usadas, así como aseos y servicios médicos.

Esta opción, defendida por el Gobierno, es muy cuestionada por los organismos internacionales, que creen mejor estabilizar los actuales campamentos y ayudar a la gente a reconstruir sus propias casas.

Mientras, para intentar ayudar a los damnificados, ayer llegaron a Puerto Príncipe los primeros seis militares de la Operación Hispaniola. Su cometido es reconocer la zona en la que se desplegará el contingente español que trabajará en las tareas de ayuda humanitaria y contactar con la Misión de la ONU en Haití (Minustah). Este operativo incluye también el buque de asalto anfibio Castilla, un subgrupo táctico de Infantería de Marina y una unidad de buceadores, según detalló ayer un comunicado del Ministerio de Defensa.
Una unidad sanitaria -integrada por 28 oficiales del Cuerpo de Sanidad, de diferentes especialidades, y 14 soldados- viaja a bordo del Castilla, con la misión de proporcionar asistencia médica a la población. Para ello, disponen de un hospital con dos quirófanos y ocho camas de cuidados intensivos, además de los cuatro helicópteros con los que está equipado el barco.

De la retirada de escombros, apertura de viales y la puesta en marcha de infraestructuras como potabilizadoras de agua, se ocupará el subgrupo Táctico de Infantería de Marina, que cuenta para estos trabajos con la maquinaria pesada adecuada.
Por otra parte, un grupo formado por 18 organizaciones no gubernamentales (ONG) y sociales haitianas abogó ayer por una ayuda humanitaria constructiva, al tiempo que criticó el envío de tropas de Estados Unidos.

"La ayuda humanitaria masiva es indispensable hoy debido a la amplitud de la catástrofe, pero debe ser constructiva, articulándose con una visión diferente del proceso de reconstrucción", escriben las entidades en una carta pública, en la que expresan su temor a una nueva ocupación militar.

  • 1