jueves, 13 diciembre 2018
02:51
, última actualización
Deportes

Instalados en la confusión

El Betis ha tenido en dos partidos como local los puntos de la serenidad.

el 26 mar 2012 / 07:39 h.

Desde el mediodía del domingo hasta bien avanzada la noche pude ver a los tres equipos de la zona del descenso. La victoria agónica del Real Zaragoza, último minuto y de penalti, el empate del Sporting a punto de sonar la campana en San Mamés y el punto que se llevó el Racing del Villamarín. Los tres están lejos de la salvación, pero cuidadito con algunos de ellos que pueden deparar algún susto y hasta sorpresa.

El Betis ha tenido en dos partidos caseros los puntos de la tranquilidad. Dejó escapar un par de ellos ante el Espanyol con aquel gol de Pandiani en el tiempo añadido. Ayer, se fueron otro par de ellos con el empate ante un debilísimo Racing, al que dio aire y vida con sus propios errores. Pepe Mel y sus jugadores han instalado al equipo en la confusión producto de su pobre juego y su inoperancia ante el gol.

De momento, siete puntos pueden parecer un colchón suficiente si miramos a los equipos del descenso. Ahora bien, esa renta no se puede malgastar si el equipo no sigue sumando puntos y deja acercarse peligrosamente a sus rivales. Este Betis no está capacitado para entrar en una recta final de liga teniendo que jugarse todo a una carta, por la simple y sencilla razón de que sus cartas las ha enseñado una jornada tras otra. Posiblemente, el exceso de halagos le ha dormido en el lecho de los elogios sin darse cuenta de la realidad. Una realidad que pasaba por hacer esos 40 puntos cuanto antes y no llegar a los últimos partidos sin los deberes hechos.

Técnicos y psicóloga tiene el club. Ellos deben conocer mejor que nadie las soluciones que ofrece esta plantilla, pero no estaría de más que escucharan las críticas de aficionados y periodismo que sin saber tanto de fútbol observan el devenir de los acontecimientos. Si es necesario apretar las tuercas, apriétenlas porque los futbolistas saben de la situación concursal de su sociedad y que la supervivencia, en la que va implícita la seguridad del cobro, está en permanecer en la máxima categoría.

Llegan días en los que la mente y el cuerpo andan alejados de la convivencia con el fútbol. Tengan presente los obligados a dejar al club a buen resguardo que tienen un buen colchón con esos 7 puntos, pero que fallos como los sucedidos ante Espanyol y Racing no deben volver a repetirse.

  • 1