Local

Intenta robar un cuadro de la Basílica del Gran Poder

Oculto en una mochila y haciéndo- se pasar por un turista. Un hombre de unos 40 años intentó robar un cuadro en la Basílica del Gran Poder. Su tardanza en los aseos del templo levantó la sospecha de la encargada de la tienda de recuerdos que, tras comprobar el hueco vacío en la pared, avisó al capiller y éste a los agentes de la Policía, que procedieron a su identificación

el 16 sep 2009 / 02:58 h.

TAGS:

Oculto en una mochila y haciéndo- se pasar por un turista. Un hombre de unos 40 años intentó robar un cuadro en la Basílica del Gran Poder. Su tardanza en los aseos del templo levantó la sospecha de la encargada de la tienda de recuerdos que, tras comprobar el hueco vacío en la pared, avisó al capiller y éste a los agentes de la Policía, que procedieron a su identificación aunque no llegaron a detenerlo por el escaso valor de la obra sustraída. Será juzgado por una falta en un juicio rápido.

El hurto se produjo a primeras horas de la mañana del lunes, en concreto a las 9.00 horas, minutos antes de la primera misa. El cuadro, de reducidas dimensiones (50 x 30 centímetros), estaba colgado en la pared de la zona contigua a la tienda de recuerdos, conocida en la cofradía como el casinillo, con acceso a las dependencias de la hermandad y que suele estar abierto al público por encontrarse allí los aseos para los devotos que a diario visitan al Señor de Sevilla.

El presunto ladrón accedió al pasillo y descolgó el cuadro, que reproduce una fotografía de la Reina de Todos los Santos fechado en 1940 según consta en la dedicatoria que la corporación de gloria rubrica sobre la instantánea.

El valor de tan peculiar botín parece estar en el marco, más que en la fotografía. Su apariencia antigua, unido a la nobleza del material -caoba tallada-, pudieron ser el reclamo perfecto para este individuo, que en el intento de ocultarlo en la mochila partió el rosetón que remata la parte superior. La pieza se encuentra actualmente en posesión del grupo de investigación de la Policía, que trata de averiguar si el marco posee valor para coleccionistas de antigüedades y obras históricas. El hermano mayor del Gran Poder, Enrique Esquivias, explicaba ayer que la reducida dimensión del cuadro fue clave en el robo:"Cogió ése porque es el que cabía en la mochila", señaló, al tiempo que subrayó que era un individuo "de apariencia sospechosa" que levantó suspicacias nada más entrar.

El presunto ladrón sorteó el circuito de videovigilancia que controla el reguero de visitantes en la basílica. La hermandad hizo un desembolso hace unos meses para su instalación, coincidiendo con la reforma del camarín y demás obras de adecuación. En total se ubicaron hasta nueve cámaras. Sólo la de la sala de recuerdos, a la entrada del templo, captó la imagen del individuo entrando en torno a las 9.00 horas. La hermandad trató de restar importancia al robo y recordó que no es la primera vez que sufre uno:"Hace cuatro años, otro hombre trató de llevarse el dinero de los cepillos". Entonces, tampoco lo logró.

  • 1