Local

Intentan sembrar dudas sobre la hora a la que Miguel sacó la silla de ruedas

Los abogados de la defensa se esforzaron sin éxito en desacreditar un testimonio clave, llegando a preguntar al testigo si la Policía lo forzó a cambiar su declaración.

el 26 oct 2011 / 19:31 h.

TAGS:

Las defensas de los cuatro acusados se esforzaron en sembrar dudas a dos testigos clave, un vecino de Miguel y su entonces novia, que ayer insistieron ante el tribunal en que vieron a Miguel sobre la 1.30 de la noche del crimen con una silla de ruedas en el pasillo de su casa de León XIII. El vecino explicó que conocía a Miguel y que estaba seguro de que lo vio a esa hora porque la Policía había comprobado las llamadas y mensajes de su móvil con su permiso, y él había mandado un sms a un amigo justo antes de salir porque llegaba tarde a una cita. El testigo confirmó que ya había visto a Miguel esa tarde y que cuando lo volvió a ver de madrugada se había cambiado de ropa. Sostenía una silla de ruedas azul turquesa y negra frente al espejo del pasillo del bloque. Su exnovia corroboró el relato.

La información es clave porque a esa hora María García afirma que estaba en el piso y allí no había nadie más. Además, la madre de Marta habló con Miguel a la 1.38 y saltó el repetidor de Camas, por lo que el juicio debe verificar si Miguel tuvo tiempo de ir de un sitio a otro. Por eso los abogados se esforzaron en preguntar al vecino si estaba seguro, si la Policía había tratado de "convencerlo" de que había visto a Miguel a otra hora, si lo "presionaron" para que cambiara su declaración porque "no cuadraba la hora" con la investigación o si los policías "discutieron" con él, un interrogatorio que el juez cortó por improcedente.

El testigo negó las presiones y dijo que la Policía sólo le indicó las horas de sus llamadas y mensajes, y él situó cuándo vio a Miguel de acuerdo con lo que había hecho esa noche. Los letrados incluso le preguntaron si estaba seguro de que era Miguel (respondió que sí porque eran vecinos hacía años y lo conocía), o de haberlo visto ese día y no el anterior (de lo que se mostró convencido, igual que su exnovia). Tanto insistieron, que el testigo llegó a responder que no podía precisar más la hora: "Se lo he dicho a cada uno de ustedes", replicó, igual que su exnovia, que concluyó en tono angustiado: "De verdad, no lo sé, no lo recuerdo".

  • 1