Local

"Intentaremos aligerar, pero sin quitar ninguna calle al recorrido"

Desde hace una semana es el hermano mayor electo de la Macarena, cofradía que aglutina a más de 12.500 hermanos y cuya significación traspasa las fronteras sevillanas. Anuncia que el suyo será un mandato de sólo cuatro años que tendrá como reto principal la reforma de la casa de hermandad.

el 28 nov 2009 / 19:56 h.

TAGS:

El nuevo hermano mayor de la Macarena, Manuel García.
-Apenas hizo campaña, ¿tan seguro estaba de su victoria?
-No lo estaba, porque la verdad es que la campaña que ha hecho Juan José (Morillas) ha sido fuerte y dura. Lo que pasa es que yo no podía abandonar mis obligaciones como teniente de hermano mayor de la Macarena. Tampoco a mí me gustan esas campañas modernas de muchas páginas web. A mí lo que me gusta es lo que se ha hecho siempre aquí: una carta seria a los hermanos, una presentación de la candidatura y después el boca a boca.

-Pero siempre se le vio muy convencido de sus posibilidades.
-Yo estaba convencido de que lo habíamos hecho muy bien estos ocho años, que creo que han sido de los más fructíferos de la hermandad. No había razón para que pudiéramos perder. Y te diría  más: todos los hermanos tienen derecho a presentarse, pero éste era el peor momento para plantear una oposición después de la extraordinaria actuación de la junta de Juan. Además, soy macareno de toda la vida, me conocen los hermanos, saben mi forma de ser aquí y eso me daba mucha confianza.

-Después de este proceso, ¿la hermandad sale reforzada?
-Indiscutiblemente. Lo que sí es verdad es que algunas cosas de la campaña han perjudicado a la hermandad.

-¿Qué le ha sobrado, a su juicio, a la campaña?
-Demasiados anónimos por ordenador. Salían cosas que tú sabías que eran mentiras, pero no las podías contestar. ¿A quién le contestas, a un señor que dice que es cirio verde y morado?

-¿Su mandato, por razones de edad, será sólo de cuatro años?

-Posiblemente. Si Ella me da fuerza y salud, seguiremos, pero lo más probable es que sea de cuatro años nada más (2009-2013).

-¿No teme que esto dé pie a que pueda iniciarse ya la carrera por la sucesión?

-No creo, porque lo más probable es que mi teniente, Álvaro García Carranza, más joven que yo, se presente, si quiere, a hermano mayor. Está en condiciones para ser el futuro hermano mayor. Además, ahora mismo, en la junta de gobierno y fuera de ella hay una serie de muchachos con 40 ó 45 años que si tuvieran que dar el paso adelante serían unos grandes hermanos mayores.

-Su junta deberá dejar planificados los actos del cincuentenario de la coronación, que se celebrará en 2014. Habrá que echar a la Virgen a la calle, ¿no?
-Bueno, eso ya lo decidirán los hermanos en un cabildo general. No somos muy partidarios de a cada momento estar con la Virgen en la calle. Pero claro, la ocasión lo merece. A cinco años vista no te puedo asegurar nada. Además, lo más probable es que yo no sea el hermano mayor entonces.

-Ya hay quien pide llevar a la Virgen a la Plaza de España, proyecto que se frustró hace 50 años.
-Sería precioso, pero si hay que sacarla y llevarla a algún sitio, me gustaría que fuera a la Catedral.

-Con la supresión de las referencias militares de la tumba de Queipo, ¿la hermandad da por zanjado el asunto?
-La hermandad lo ha dado por zanjado siempre. Está enterrado ahí como hermano mayor honorario que es de la hermandad, y porque gracias a él y a Francisco Bohórquez, hermano mayor entonces, se hizo esta Basílica. Bien es verdad que aquellos eran otros tiempos y en la lápida se puso que era teniente general y la fecha del 18 de julio. Hoy, de común acuerdo con la familia, pensamos que había que suprimir las referencias militares, la familia lo comprendió y se han eliminado. No hay más. Nos duele la boca de decir que el fajín de Queipo está muy deteriorado y no se le pone a la Virgen.

-¿No se piensa, pues, en un traslado de los restos?
-Si su familia lo pide o el propio arzobispo, entones se buscaría otra fórmula. Si no, la hermandad desde luego no lo va a mover, porque creo que ese grupo que protesta son gente que no tiene nada que ver con la Iglesia. Mire usted, si usted no es católico y no tiene nada que ver con la Iglesia, no se meta usted, porque yo no me meto con lo que hace en su casa. No he escuchado a ningún hermano de la Macarena protestar por eso.

-Ruiz Cárdenas reconoció que la Madrugá de 2007, cuando se recibieron tantas amenazas, fue su recuerdo más amargo de estos años. ¿Usted cómo la vivió?
-La viví aquí, porque ya ese año no salí de nazareno. Es verdad lo que cuenta Juan, lo que pasa es que quizás, no debería haberse recordado por la cantidad de locos que hay, porque cuando esas cosas las ven en los papeles se crecen.

-¿Está entre sus preocupaciones el adelantar el horario de entrada de la cofradía?
-Es verdad que la hermandad está mucho tiempo en la calle, pero también que hay sitios en los que no dejan andar al paso. Vamos a intentarlo. Hay que tener en cuenta que los que van debajo de los pasos son hombres, no máquinas. Lo vamos a estudiar, pero siempre sin quitarle al recorrido de la cofradía ni una calle. Es un recorrido muy tradicional, y hay experiencias de otras hermandades que han cambiado su recorrido y hoy les pesa horriblemente, porque otras hermandades lo han ocupado. Eso no queremos que nos pase.

-¿Para cuándo comenzará la obra faraónica de su mandato: la reforma de la casa hermandad?
-Cuando haya dinero, porque desde luego ni vamos a hipotecar a la hermandad ni a pedirle un euro extra a los hermanos.

-¿Le dará tiempo?
-Creo que sí, porque el pleito que tenemos con el Gobierno creo que llegará a tiempo, y si no, quiera Dios y la Virgen de la Esperanza que tengamos otra Caja del Mediterráneo que nos ayude.

  • 1