Local

'Intento abrirme un camino en la televisión'

Cuando Rocío Domínguez (Sevilla, 1983) se planteó dedicarse a la profesión de periodista, se interesó en primera instancia por los deportes. Pero "por el azar de la vida", hoy se encuentra haciendo algo muy diferente, es la presentadora del concurso Marca y gana, de Cuatro. (Foto: El Correo).

el 15 sep 2009 / 03:07 h.

Cuando Rocío Domínguez (Sevilla, 1983) se planteó dedicarse a la profesión de periodista, se interesó en primera instancia por los deportes, de ahí que realizara prácticas en esta sección en la Cope de Sevilla y luego en Radio Marca, en Madrid.

Pero "por el azar de la vida", como ella misma dice, hoy se encuentra haciendo algo muy diferente y en ciudad "maravillosa", Budapest, donde está viviendo "no sólo una experiencia profesional sino también personal". Y es que esta guapa sevillana es la presentadora del concurso Marca y gana, de Cuatro.

"Es una experiencia que no podía rechazar, aunque sé de la mala imagen que tienen los concursos de call TV, pero yo sólo intento abrirme camino en este difícil mundo de la televisión.

"Sin duda, lo que marca mi nueva vida es la hora del concurso, que empieza a las tres y media y acaba a las cinco y media de la madrugada. Muchas veces me parece extrañísimo estar maquillándome a las dos de la mañana", asegura. Media hora antes de comenzar, Rocío se reúne con su equipo de Cuatro, formado por dos jóvenes franceses, Manu y Paúl, un húngaro, Akos, productor del programa, y por el otro presentador del espacio, Manolo.

Los nervios aumentan cuando llega la hora de empezar. "Es el momento clave, sube la adrenalina. Tres, dos, uno... y comienza Marca y gana y una noche más hay que darlo todo. Acabamos al amanecer". Los días en Budapest son diferentes. Rocío duerme por la mañana y su día comienza a mediodía. "Aquí cuando comienza también nuestra relación con los otros presentadores españoles, 11 chicos y chicas. Pero aquí no estamos solos y nuestro grupo aumenta cuando nos juntamos con los presentadores brasileños o con los franceses".

Rocío asegura que entre ellos mantienen una relación "bastante buena, ya no sólo de compañeros sino casi de familia. Estamos muchas horas juntos y aquí todos los sentimientos y las relaciones se multiplican. Y la competencia está como está en todos los puestos de trabajo".

  • 1