jueves, 21 marzo 2019
14:28
, última actualización
Local

Interior atribuye a Al Qaeda el secuestro de los cooperantes

La Benemérita peina la zona de Mauritania para evitar que los lleven a Mali.

el 30 nov 2009 / 07:33 h.

TAGS:

Roque Pascual Salazar, Alicia Gámez y Albert Vilalta, los tres españoles secuestrados.
El Gobierno español ha activado todos los resortes diplomáticos a su alcance para tratar de resolver lo antes posible el secuestro del lunes de tres cooperantes catalanes en Mauritania, acto que podría ser obra del grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).


Desde que se tuvo noticia del secuestro durante la madrugada del lunes, llevado a cabo a unos 150 kilómetros de Nuakchot, capital del país, el Ejecutivo se mantiene en contacto con las autoridades mauritanas, con las de Mali y con familiares de los secuestrados y de la ONG que organizó el viaje, Barcelona-Acció Solidaria. Entre estos contactos, destaca la conversación del Ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, con el presidente de Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz, que ha garantizado toda la colaboración para localizar a los tres secuestrados. No obstante, las familias de los secuestrados criticaron ayer la escasa información que están recibiendo por parte del Ministerio de Exteriores aunque el ministro Moratinos hablo horas más tarde con ellas para evitar malentendidos.


También, el Gobierno catalán ha intensificado las gestiones al más alto nivel para tratar de conseguir una "resolución positiva" del secuestro y ha puesto en marcha "un dispositivo de emergencia" para coordinar sus esfuerzos, ha informado la Generalitat. Desde Bruselas, el ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró que "todo apunta" a que el secuestro ha sido obra del grupo islamista radical Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI), que ya ha actuado antes en esa zona buscando como objetivos a cooperantes europeos o norteamericanos.
Los tres cooperantes secuestrados son el director de las empresas Tabasa y Túneles del Cadí, Albert Vilalta, el empresario del sector de la construcción Roque Pascual y la funcionaria judicial Alicia Gámez, según informaron fuentes de su entorno profesional. El secuestro se produjo cuando transportaban material de ayuda en un convoy formado por trece vehículos que se dirigía a Dakar, la capital de Senegal.


El Ejército mauritano ha establecido como su máxima prioridad impedir que los presuntos terroristas consigan escapar a través del desierto a otro país vecino, principalmente Mali. Fuentes de seguridad en Nuadibú, segunda ciudad de Mauritania, han señalado que varias unidades militares se han desplazado desde esta ciudad para rodear a los secuestradores e impedir su fuga. Para ello, el Gobierno español ha ofrecido a Mauritania aviones y helicópteros de la Guardia Civil que trabajan en el país africano.


Red argelina. El grupo de Al Qaeda en el Magreb Islámico es una sucursal de la red dirigida por Bin Laden a la que se adhirió en 2006. Hasta entonces, se denominaban Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, de origen argelino y se les atribuye numerosas acciones terroristas en diversos países del norte de África. Dentro de las distintas conexiones del terrorismo islamista que operan, el grupo que habría perpetrado el secuestro se englobaría en la llamada red argelina. Según los expertos, es una de la más antiguas y más numerosa de las distintas corrientes integristas.


  • 1